Viaje a Japón. Tokyo: Tsukiji, Ginza y Akihabara (Parte 3/8)

Tras 5 días en Tokyo comencé a darme cuenta de que, aunque pudiera adaptarme a la ciudad, nunca dejaría de sorprenderme. Una mañana, al poco tiempo de salir el sol, cogería el metro en dirección a la estación de Tsukiji...el objetivo, visitar la lonja más grande del mundo, en la que cada día se comercia con más de 3000 toneladas de unas 500 especies de distintos pescados, mariscos...un lugar realmente único.

Las dimensiones del complejo son enormes...tras conseguir sortear las largas colas que se forman en los restaurantes de los alrededores, llegaría a la lonja propiamente dicha, formada por decenas de pasillos repletos de productos recién traídos del mar...atunes de varias toneladas, peces globo, calamares, cangrejos gigantes, pulpos...y especies que hasta aquel momento no había tenido la oportunidad de conocer.

Lo más curioso es que la mayoría de estos animales todavía estaban vivos, pues en Japón, país en el que el pescado tiene un papel fundamental, es de vital importancia comprarlo lo más fresco posible, especialmente para la elaboración de platos como el sushi. Por lo general el ambiente era frenético...de colas y continuo movimiento, pero muy peculiar...una de esas visitas imprescindibles para conocer el Tokyo más ''auténtico''...más ''de verdad''.

 

       

                 Alrededores del Mercado de Tsukiji                       Interior de la lonja, repleta de todo tipo de productos

 

Después de varias horas recorriendo la lonja de Tsukiji, volvería a tomar el metro para, en apenas unos minutos, cambiar radicalmente de ambiente. Si hay una zona en Tokyo que sea sinónimo de lujo, moda y grandes marcas esa es Ginza.

Considerada por muchos el equivalente a la Quinta Avenida de la capital japonesa, recorrer Ginza es pasear por calles repletas de boutiques, joyerías, factorías de algunas de las marcas más prestigiosas del mundo, como Sony o Apple, y centros comerciales como el Mitsukoshi, el Matsuzakaya, o el edificio de Ginza Wako, en el que se encuentra desde el año 1932 la torre del reloj más simbólica de la zona.

Otro de los lugares con más interés turístico de Ginza es el teatro Kabuki-Za, construído a finales del siglo XIX, y cuya arquitectura de estilo tradicional nos supondrá un gran contraste en comparación con los edificios modernos y repletos de carteles luminosos que pueblan el resto de la zona. Para los amantes del teatro, asistir a una obra en el Kabuki-Za tiene un precio accesible, pues dependiendo de la función y tipo de localidad, es posible adquirir entradas por unos 2000 yen o 15€.

 

       

        Ginza, una de las zonas más lujosas de la ciudad                         Edificios comerciales de Ginza

 

Al día siguiente, continuaría mi recorrido visitando uno de los barrios comerciales por excelencia de Tokyo, Akihabara, una zona conocida popularmente como la ciudad de la electrónica...y es que en Akihabara hay muchas tiendas...y cuando digo muchas...hablo de cientos...desde pequeñas tiendas con aspecto de ''todo a cien'', en las que encontraremos todo tipo de reproductores de música, souvenirs o videojuegos de los años 90, hasta enormes centros comerciales, como el Yodobashi Camera, dedicados en exclusiva a ordenadores, videoconsolas, electrodomésticos, cámaras de fotos...y todo cuanto os podáis imaginar relativo a la tecnología.

Junto a ellas, se localizan otras tiendas bastante curiosas, las relacionadas con el manga, el ánime y el hentai, un negocio que cada año mueve millones en Japón. Visitar alguna de estas tiendas resulta bastante peculiar...lejos de lo que uno pueda imaginar, este sector no está destinado únicamente a niños...de hecho, son muchos los adultos que, después del trabajo, pasan por alguna de estas tiendas para adquirir algunos de sus cómics favoritos.

Mención especial merecen los conocidos como ''Maid Cafe'', o lo que es lo mismo, cafeterías en las que las camareras van vestidas de sirvientas, colegialas, o disfrazadas de algún personaje de dibujos animados, al tiempo que se comportan como niñas y ofrecen servicios como juegos de cartas, la lectura de un cuento, o el canto de alguna canción infantil. Sin duda una de las caras más ''excéntricas'' de Japón.

 

       

                  Tienda de electrónica en Akihabara                           El Hentai, presente en la mayoría de librerías

 

Una de las experiencias que quería vivir en Tokyo antes de marcharme era la de experimentar su vida nocturna. Es cierto que en noches anteriores había salido por la zona de Roppongi, en teoría la ''más animada de Tokyo''...sin embargo es un lugar que no recomiendo para nada...repleto de extranjeros, es el lugar en el que florecen todo tipo de negocios de ''dudosa reputación'', atreviéndome a decir que es la única zona realmente insegura de la ciudad, sobre todo para aquel que no ''conozca el terreno''.

Por ello, decidí pasar mi última tarde - noche en Tokyo en la animada Shibuya, una de mis zonas favoritas de la ciudad, donde tendría la oportunidad de, además de caminar de nuevo por el famoso cruce, disfrutar de una iluminación navideña espectacular.

Shibuya ofrece ocio para todos los gustos...desde restaurantes tradicionales a los famosos karaokes, pasando por discotecas, bares de copas o cafeterías en las que tomar algo durante las 24 horas...además, el ambiente es magnífico...gente de todas las edades, grupos de jóvenes, familias...un lugar especial en el que poner fin a mi último día completo en una de las ciudades más apasionantes del mundo.

 

       

              Calle comercial de Shibuya al anochecer              Restaurante tradicional japonés, en el barrio de Shibuya

 

Al día siguiente, madrugaría para dirigirme a la estación de Iriya, cuyo camino ya sabía de memoria. Desde allí, y tras un par de transbordos, llegaría a la estación central de Tokyo, uno de los lugares en los que mayor concentración de personas, andenes y trenes he visto en mi vida.

Tras los 5 minutos de rigor para ubicarme y entender las máquinas expendedoras, adquiriría mi billete con destino a la segunda ciudad del país...la que sería mi primera visita en Japón más allá de Tokyo...próximo destino: Yokohama!

 

 ©2017 Mis Rutas por el Mundo