10 lugares que visitar en Sydney, Australia

Capital del estado de Nueva Gales del sur y con una población de más de 4 millones de habitantes, Sydney es la ciudad más importante de Australia, así como uno de los principales iconos de Oceanía, continente que a final de enero tendría la oportunidad de visitar. 

Viajar a Sydney desde Europa no es tarea fácil...pues dado que literalmente hay que atravesar el mundo (con las consiguientes 24 horas de avión...) uno llega a plantearse si merece la pena hacer tal recorrido e inversión por visitar un país anglosajón, que en principio, no debe diferir mucho de Inglaterra o Estados Unidos.

Pues bien, tras varias visitas al país puedo afirmar que sí, definitivamente merece la pena visitar Australia, pues además de esa influencia europea que hemos de suponer, el país cuenta con una personalidad propia y sobre todo, una naturaleza envidiable con algunas de las mejores playas del mundo...incluída la propia Sydney, una ciudad con mucho que ofrecer y cuyos principales atractivos vamos a ver a continuación:

 

                                          

                                             Ópera de Sydney                                                              Sydney Harbour Bridge

 

Ópera de Sydney: declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, la Ópera de Sydney es no sólo el edificio más representativo de Sydney o Australia, sino uno de los más famosos del mundo. Inaugurada a principios de los años 70, en ella se realizan todo tipo de obras de teatro, conciertos, musicales (más de 1500 representaciones al año...)...y dado que además, se encuentra en pleno puerto, a sólo unos minutos de paseo desde el centro, se trata de un lugar de visita obligada.

Puerto de la ciudad: una de las zonas con mejor ambiente de Sydney es la del puerto, repleto de terrazas, restaurantes, pubs con música en directo, centros comerciales o terminales de ferry con las que desplazarnos por el resto de la bahía. Además, su ubicación, entre el centro financiero y sus rascacielos y algunas de las principales atracciones de Sydney, como el Puente o la propia Ópera, hace que sea uno de los lugares más fotogénicos, visitados y turísticos de la ciudad.

Sydney Harbour Bridge: junto con la Ópera, el Puente de la bahía de Sydney es el otro gran símbolo de la ciudad. Inaugurado en el año 1932, fue una de las grandes obras de ingeniería de la época, dados sus 1149 metros de longitud y los 134 metros hasta los que se eleva el arco, su elemento más distintivo. 

Existen diversas modalidades de visita al puente, desde las más ''aventureras'', en las que es posible subirse a lo alto del arco e incluso tirarse desde el mismo, a la de simplemente cruzarlo paseando para disfrutar de una de las mejores vistas de la ciudad. Sea como sea, otra visita muy recomendable.

 

                                          

                                    Junto a la Ópera de Sydney                                                     Royal Botanic Gardens

           

Sydney Tower: conocida igualmente como AMP Tower, esta torre es con algo más de 300 metros la más alta de Sydney y la 3ª de todo el hemisferio sur. Se encuentra en pleno centro financiero, asentada sobre un centro comercial de varias plantas con todo tipo de tiendas, restaurantes...aunque sin duda la principal atracción es su mirador, ubicado a 250 metros de altura desde el que se puede disfrutar de la mejor panorámica de Sydney y alrededores, con un alcance de hasta 85 Km. 

Royal Botanic Gardens: fundado a principios del siglo XIX, el Real Jardín Botánico de Sydney es, con algo más de 30 hectáreas, la zona verde más importantes de la ciudad, y personalmente, una de mis zonas favoritas para pasear. Se encuentra a pocos metros del ala este de la Ópera, y en él, además de descubrir numerosas especies de la flora local, como árboles centenarios, helechos o composiciones florales, es posible caminar por sus diversos senderos, hacer deporte o simplemente, descansar de nuestro recorrido por la ciudad.

The Rocks: situado entre el Puente y la Ópera, The Rocks es el barrio más antiguo y con más encanto de Sydney. En él, además de las primeras edificaciones que dieron lugar a la ciudad, y algunos museos, como el de Arte Contemporáneo o el del Descubrimiento, se pueden encontrar todo tipo de restaurantes, pubs y locales con música en directo en los que tomar algo y degustar la gastronomía local.

 

                                                

                              Rascacielos del centro de la ciudad                                   Panorámica desde la Sydney Tower  

     

Ayuntamiento de Sydney: construído a finales del siglo XIX y en estilo victoriano, el Ayuntamiento es uno de los edificios con más tipismo de Sydney. Además de su importancia política y su célebre sala de conciertos (con uno de los órganos más grandes del mundo), su ubicación, a pocos metros de la Catedral de St. Andrews y del Queen Victoria Building, hacen de este un lugar de visita obligada en la ciudad.

Catedral de Santa María: conocida igualmente como Catedral Metropolitana, este templo de estilo neogótico es considerado como el mayor y más importante de Australia. A pesar de su reciente construcción (fue terminada en el año 2000), sus dimensiones, arquitectura (en la que destaca su fachada principal con sus peculiares dos torres), ornamentación y patrimonio, hacen de esta una visita a tener en cuenta. 

 

                                          

                                      Ayuntamiento de Sydney                                                   Estatua de la reina Victoria

 

Zoo de Taronga: Canguros, koalas, elefantes...y así hasta más de 350 especies se dan cita en el zoo de Taronga, uno de los más visitados del país, que a sólo 10 minutos en ferry del centro de Sydney, resulta una de las mejores opciones para disfrutar de la fauna y la naturaleza del país. Su horario habitual es de 9:00 a 17:00, y el precio de la entrada es de 40$ para adultos y 23$ para niños. Para más información y reservas os dejo el link de su página web

Bondie Beach: y para terminar, no podíamos abandonar Sydney sin visitar Bondie Beach, una playa ubicada a sólo 15 minutos de la ciudad, que gracias a su arena blanca, paseo marítimo (con multitud de bares y restaurantes), y un mar azul turquesa, cuyas olas son el paraíso de los surfistas, es considerada como una de las mejores del mundo.

 

Lo cierto es que Sydney es una de esas ciudades que hay que visitar, al menos, una vez en la vida...además de ofrecer todo tipo de atractivos es uno de esos lugares abiertos, cosmopolitas y llenos de vida que saben guardar el difícil equilibrio entre ciudad con rascacielos, centros comerciales y grandes infraestructuras con el respeto a la naturaleza...playas paradisíacas, zonas verdes, y espacios en los que disfrutar de una tranquilidad impropia de una ciudad de 4 millones de habitantes...

No os lo penséis, Sydney os está esperando!; )

 

 ©2017 Mis Rutas por el Mundo