10 destinos que me sorprendieron

Antes de viajar a un nuevo destino es inevitable tratar de hacerse una idea de cómo será el lugar que vamos a visitar...en ocasiones, gracias a libros, guías, fotografías o información que conseguimos en internet, somos capaces de averiguar hasta el color de las sábanas de la cama en la que vamos a dormir...incluso muchas veces son nuestros propios prejuicios los encargados de describir o calificar un lugar mucho antes de haberlo visitado. Sin embargo, hay ocasiones en las que, gracias a la casualidad, la improvisación o la fortuna, acabámos visitando un lugar del que si bien no esperábamos gran cosa, acaba sorprendiéndonos muy positivamente. En este post voy a tratar de elegir aquellos 10 lugares que me sorprendieron...aquella ciudad que imaginaba insegura o industrial y acabó seduciéndome...aquel pueblo de nombre impronunciable al que no tuve más remedio que ir y en el que acabé quedándome, o aquella ciudad a la que llegaría gracias a un transbordo y acabaría convirtiéndose en mi destino de vacaciones..

 

Lysekil

 

Hasta el día de mi llegada, nunca antes había oído el nombre de Lysekil, un pueblo de la costa oeste de Suecia cercano a la ciudad de Göteborg, y a poco más de una hora de la fronteriza Noruega. Además de fiordos, bosques y lagos, el sur de Suecia también cuenta con multitud de pueblos pintorescos con mucho encanto, y Lysekil, con poco más de 7000 habitantes, es un buen ejemplo de ello.

Su tranquilidad, paisaje costero o colorido de sus casas bien merecen una visita...puede que no sea un destino en el que pasar más de 2 o 3 días, pero a la hora de planear una ruta por el sur de Escandinavia, es un lugar que a buen seguro no os defraudará.

 

                                                 

                                                                 Vista de la costa de Lysekil desde el puerto de la ciudad

 

Berna

 

Suiza es uno de los países más bellos de Europa...siempre había imaginado sus paisajes verdes, montañosos, pueblos alpinos o la elegancia de ciudades cómo Zúrich o Lucerna, pero nunca pensé que Berna llegara a parecerme una de las capitales más agradables que he visitado. Su tamaño la hace una ciudad fácilmente recorrible, en la que podremos disfrutar de su centro histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, su Catedral, desde cuya torre podremos apreciar algunas de las mejores vistas de la ciudad, Palacio Federal, o Torre del Reloj, uno de los símbolos del país.

Además su ubicación, en pleno centro de Suiza, y su excelente red de transportes, hacen que sea un destino fácilmente accesible desde cualquier punto de su geografía..un lugar muy recomendable en el que pasar un par de días durante nuestro recorrido por el país de los Alpes.

 

                                               

                                                      Centro histórico de Berna, desde lo alto de la torre de la Catedral

 

Ljubljana

 

Una de las capitales europeas más desconocidas, y desde mi punto de vista, la más infravalorada. Ljubljana es una ciudad joven, alegre..con un carácter a mitad de camino entre centroeuropa y los Balcanes, y en definitiva, con una personalidad única. Lo que más aprecio de Ljubljana, y de Eslovenia en general, es la variedad de oportunidades que ofrece a sus habitantes...desde todo tipo de visitas culturales, hasta zonas en las que es posible salir de fiesta los 7 días de la semana, sin mencionar que en una hora de viaje podemos estar tanto en los Alpes como en la costa mediterránea de ciudades como Koper o Piran...sean cual sean tus gustos o aficiones, en Eslovenia encontrarás opciones para ti.

 

                                                             

                                                                 Centro histórico de Ljubljana, junto al río Ljubljanica

 

Vilnius

 

Otra de mis protagonistas de la lista de ''capitales infravaloradas'' es Vilnius, la ciudad que más me sorprendió durante mi estancia en los Países Bálticos. Menos turística que Tallín y de menor tamaño que Riga, Vilnius conserva una esencia que la hace especial. Su centro histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad, es uno de los más bellos que he visitado..repleto de iglesias barrocas, plazas, terrazas y mercadillos medievales, lo cierto es que bien merece una visita. Vilnius es una ciudad que puede visitarse en un día, pero una estancia de 3 o 4 días, en la que podéis hacer una excursión al Castillo de Trakai, puede ser muy recomendable...sin duda una ciudad a la que espero volver!

 

                                                   

                                                                    Panorámica de Vilnius desde la Colina de las 3 Cruces

 

Rabat

 

A pesar de ser la capital de Marruecos, apenas había encontrado información turística sobre Rabat...la mayoría de guías o artículos sobre el país se centran en las ciudades de Fez, Marrakech, y en ocasiones en pueblos de la costa atlántica o excursiones al desierto del Sáhara, pero más allá de la Torre Hassan o del Mausoleo de Mohamed V, poco o nada imaginaba de lo que me encontraría en una ciudad de más de millón y medio de habitantes. Sin embargo, Rabat me sorprendió...más ordenada y ''europea'' que otras grandes ciudades del país, no resulta una ciudad agobiante o poco manejable para el turista. Sus grandes avenidas, parques, y el encanto de lugares como su medina o los barrios próximos a la costa del Atlántico bien merecen una visita. Mi visita a Rabat fue casual...pues llegaría a la ciudad debido a que los vuelos desde Madrid resultaban más económicos que a destinos como Tánger o Marrakech, sin embargo, si tuviera que volver a planear un itinerario por Marruecos, a buen seguro incluiría Rabat como uno de los principales puntos de interés.

 

                                                 

                                                           Torre de Hassan, una de las principales atracciones de Rabat

 

Brno

 

Por todos es conocida la belleza de Praga, capital de la República Checa y una de las ciudades más turísticas de Europa, pero en prácticamente ningún circuito o guía sobre viajes a centroeuropa se menciona la ciudad de Brno, segunda del país en cuanto a población. Llegué a Brno debido a que los vuelos desde España resultaban mucho más económicos que a Praga, algo de lo que me alegré, pues de lo contrario seguramente nunca habría visitado una ciudad joven, repleta de estudiantes, con un cuidado centro histórico y una catedral que, además de símbolo de Brno, permite disfrutar de algunas de las mejores vistas de la ciudad. Si viajáis a la República Checa y disponéis de algún día libre, visitar Brno puede ser una muy buena opción.

 

                                                   

                                                                                    Centro histórico de la ciudad de Brno

                  

Filadelfia

 

Durante mi viaje por EE.UU esperaba mucho de Boston y Washington D.C, muchísimo de Nueva York y prácticamente nada de Philadelphia..de hecho mi visita se produjo prácticamente por casualidad, ya que se encontraba a mitad de camino entre las ciudades de Nueva York y Washington y me apetecía visitar el museo en cuyas escaleras se filmó la famosa escena de la película ''Rocky''...sin embargo, me encontré con una gran ciudad, repleta de lugares históricos, amplias avenidas y un bonito skyline..puede que dos días sean suficientes para visitar las principales atracciones de la ciudad (museos incluídos) pero lo cierto es que es una visita que merece la pena.

 

                                                  

                                                       Filadelfia desde el Museo de Arte, conocido por la pelicula ''Rocky''

 

Füssen

 

Nunca había oído hablar del pueblo de Füssen, ubicado en los Alpes alemanes..sin embargo era un paso obligado para, desde Múnich, visitar el célebre Castillo de Neuschwanstein. Debido al desajuste de horarios entre mi tren y el autobús que se dirigía al Castillo, me encontré con un par de horas libres para visitar la zona..y lo cierto es que, a pesar de los -10º que hacían aquel final de enero, fue una visita que mereció la pena. Además de un entorno privilegiado, Füssen cuenta con un pintoresco centro histórico, monasterios y hasta un palacio, de estilo gótico, pero si una palabra define a Füssen es típico...sus calles nevadas, ordenadas, edificios con frontales medievales...sin duda aquellas horas de frío merecieron la pena.

 

                                                    
                                                                              Centro histórico de Füssen, en pleno invierno

 

Inverness

 

Llegaría a Inverness, capital de las Highlands escocesas, previo paso a mi visita al célebre Lago Ness, y lo que en un principio sería una visita de pocas horas, se convirtió en una estancia de 3 días en uno de los lugares más pintorescos que he visitado en Escocia. A pesar de las ocasionales inclemencias meteorológicas, Inverness es un lugar tranquilo, agradable...fácilmente recorrible en un día. Si durante vuestro viaje a Escocia decidís visitar el famoso lago, no dudéis en deteneros a visitar esta ciudad, especialmente en verano, cuando debido a su latitud, Inverness disfruta de los días más largos de todo el Reino Unido.

 

                                                

                                                              Vista del río Ness, desde el centro histórico de Inverness

 

Tbilisi

 

Tbilisi, al igual que toda Georgia, me resultaban unos completos desconocidos antes de mi visita...las pocas noticias que escuchaba del Cáucaso estaban relacionadas con guerras, conflictos militares...y aunque imaginaba que una nación tan cargada de historia a buen seguro debía conservar multitud de atractivos, nunca imaginé que su capital resultara tan acogedora, agradable y abierta al visitante. Puede que sus infraestructuras no sean las mejores, y que su acceso sea algo complicado, pero no dejéis escapar la oportunidad de visitar una ciudad que a buen seguro os sorprenderá...su gente, gastronomía, monasterios...bien merecen una visita!.

 

                                                  

                                                                     Panorámica de Tbilisi desde el mirador de la ciudad

 

Y a ti..¿Cuáles fueron esos destinos de los que no esperabas mucho y acabaron sorprendiéndote?

 

 ©2017 Mis Rutas por el Mundo