Pekín: 10 lugares que no te puedes perder

A lo largo del año 2016 he tenido la oportunidad de visitar Pekín, una de esas capitales que nunca deja indiferente a nadie...más de 20 millones de habitantes, casi 3000 años de historia y el hecho de ser una de las ciudades más extensas del planeta son algunos de los datos que nos dan la bienvenida a una de las urbes más interesantes de Asia.

Lo cierto es que, personalmente, Pekín o ''Beijing'' no me pareció una ciudad bonita al uso...grandes zonas industriales, contaminazión, excesivo tráfico...que sin embargo no deben privarnos de visitar una capital que gracias a sus palacios, templos o mausoleos se ha convertido en una parada obligatoria en cualquier itinerario por el país, pues a diferencia de las modernas Shanghai o Hong Kong, nos acercará mucho más a las tradiciones de una China profunda que cada día es más difícil de encontrar. 

Estos son, a modo de resumen, los 10 lugares que no podéis perderos en vuestra visita a la ciudad:

La Gran Muralla: aunque no se encuentra en la misma ciudad de Pekín, uno de los grandes atractivos de visitar la capital china es hacer una excursión a la Gran Muralla, lugar declarado Patrimonio de la Humanidad y considerado como una de las Nuevas Maravillas del Mundo. El trayecto desde el centro de Pekín a la Gran Muralla ronda las 2 horas y lo cierto es que es una visita ineludible...pasear por la propia muralla, recorrer algunas de sus estancias y torreones, y disfrutar de los paisajes de sus alrededores realmente merece la pena.

 

                                   

                     Puerta de la Paz Celestial, en Tiananmen                                             Museo Nacional de China

 

Plaza de Tiananmen: el centro neurálgico de Pekín, y seguramente, el punto más representativo de la ciudad. Una de las plazas más grandes del mundo en la que podemos visitar lugares como la famosa Puerta de la Paz Celestial, entrada de la Ciudad Prohibida, el Museo Nacional, el Palacio de la Revolución, el Monumento a los Héroes del Pueblo o el propio Mausoleo de Mao. Un lugar repleto de historia que no podemos dejar de visitar.

Ciudad Prohibida: ubicada en uno de los extremos de Tiananmen, y declarada igualmente Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, la Ciudad Prohibida fue el complejo palaciego que durante 500 años albergó a los emperadores chinos. Su riqueza artística, arquitectónica e histórica hacen de este lugar uno de los más visitados del país, y lo cierto es que sus más de 700.000 m² y casi 1000 edificios a buen seguro nos harán descubrir buena parte de la historia de la ciudad.

Parque Jingshan: situado en la Colina del Carbón o ''Colina del Feng Shui'', y a pocos metros de la Ciudad Prohibida, el parque Jingshan es un antiguo jardín imperial construído durante la Dinastía Ming, que actualmente presume de ser uno de los parques mejor conservados y más visitados de Pekín. Sin embargo, lo que hace realmente especial a este sitio, además de sus zonas verdes, arbolado o pabellones tradicionales, son las increíbles vistas que desde él se pueden obtener, ya sea de la Ciudad Prohibida o del resto de la capital.

 

                                

            Palacio de la Suprema Armonía, Ciudad Prohibida                 Tiendas de los hutongs o barrios tradicionales

 

Templo del Cielo: construído a principios del siglo XV y declarado Patrimonio de la Humanidad, el Templo del Cielo es uno de los principales lugares de culto de China. Durante años, fue testigo de las ofrendas y sarificios que los emperadores realizaban para favorecer las cosechas, y en su caso, dar las gracias al cielo por los frutos obtenidos. Al margen de su importancia histórica, me resultó uno de los lugares más agradables de la ciudad, gracias a su ubicación, en mitad de un parque, fácil acceso y excelente grado de conservación.

Palacio de Verano: ubicado a unos 12 Km del centro de Pekín, el Palacio de Verano fue la antigua residencia de vacaciones del Emperador y su familia, y actualmente, uno de los lugares de ocio y paseo favoritos de los pekineses, gracias a sus más de 300 hectáreas de zonas verdes, un lago artificial, templos como la Pagoda del Buda Fragante, o estancias tan curiosas como el Gran Corredor, un pasillo de 750 metros a orillas del lago, decorado con cerca de 14.000 pinturas representativas de la historia y la mitología del país.

Hutongs: una de las visitas más características que podemos hacer en Pekín es a alguno de sus hutongs o barrios tradicionales, desperdigados a lo largo de la ciudad. En ellos, tendremos la sensación de volver décadas atrás en el tiempo, callejeando entre casas bajas, sorteando bicicletas, y encontrando todo tipo de mercados en los que comer por unos pocos yuanes. Los nuevos planes urbanísticos de la ciudad están haciendo desaparecer muchos de estos barrios, por lo que es conveniente visitarlos antes de que en unos años tan sólo formen parte del recuerdo.

 

                                 

                                       Gran Muralla China                                                                      Templo del Cielo

 

Templo de los Lamas: construído a finales del siglo XVII durante la Dinastía Qing, el de los Lamas es el Templo Budista tibetano más importante de los que se encuentran fuera del Tibet, y junto con el Templo del Cielo, el más importante de Pekín. Es un lugar realmente sobrecogedor, y como sucede en la mayoría de templos budistas, todo está cuidado al detalle, creando una verdadera atmósfera de recogimiento y espiritualidad....las diferentes estatuas de buda, los altares, sus distintos pabellones, los quemadores de incienso...otro lugar que sin duda hay que visitar.

Mercados de las Perlas y de la Seda: a pesar de sus nombres, tanto el Mercado de las Perlas como el de la Seda se han convertido en el lugar idóneo para adquirir todo tipo de artículos electrónicos e imitaciones, como bolsos, relojes, joyas, ordenadores, altavoces, teléfonos móviles, o ropa deportiva a precios muy competitivos...eso sí, debéis ser pacientes y regatear, pues ningún artículo tiene el precio marcado y lo que paguemos dependerá de nuestra habilidad para negociar con los vendedores. Dos lugares curiosos en los que, con paciencia, podemos encontrar multitud de gangas.

Estadio Olímpico: una vez vista la parte más histórica y monumental de Pekín, una buena opción es la de visitar el distrito de Chaoyang, al norte de la ciudad, en el que se encuentra el Parque Olímpico, sede de los Juegos del año 2008 y un buen ejemplo arquitectónico de la ''nueva Pekín''. Una de las visitas estrella de la zona es al Nido de Pájaro, nombre que recibe el moderno Estadio Olímpico con capacidad para más de 80.000 espectadores, que en el año 2022 será igualmente sede de los Juegos Olímpicos de invierno.

 

                                

                              Estancia del Palacio de Verano                                                           Estadio Olímpico

 

Como véis, Pekín y sus alrededores tienen multitud de sitios de interés...como dije al principio, puede que no sea una de mis ciudades favoritas de Asia, pero su historia, oferta cultural, y unos precios que todavía hoy siguen siendo muy accesibles, hacen de este un destino a tener en cuenta, ya sea en un viaje por China o como parte del alguna ruta por el continente, como el Transmongoliano.

Sea como sea, es una ciudad a la que sin duda espero regresar...Hasta pronto Pekín!; )

 

 ©2017 Mis Rutas por el Mundo