Cómo preparar un viaje a Marruecos

Itinerario

Marruecos es un país que, sin ser excesivamente grande, puede dar lugar a multitud de itinerarios...desde ciudades al norte como Tanger, Tetuán o Chefchaouen, a las zonas costeras del sur como Agadir o Essaouira, pasando por la cordillera del Atlas o ciudades como Fez y Marrakech...las opciones son amplias y muy variadas.

En mi caso, para un viaje de 10 días, tenía claro que quería visitar las 4 ciudades imperiales del país: Rabat, Meknes, Fez y Marrakech, además de conocer el desierto del Sáhara, en el que pasaría al menos una noche. Además, si el tiempo me lo permitía, quería realizar una visita fugaz a Casablanca, para conocer la mezquita Hassan II, la más grande del mundo tras la de La Meca. Aunque en principio pudiera parecer ''mucho'' para tan poco tiempo, lo cierto es que a mi vuelta del viaje estoy bastante satisfecho con el tiempo que dediqué a cada destino..a modo de resumen, esta fue la distribución de días en cada ciudad:

 

Rabat: 2 días. Tiempo suficiente para visitar en profundidad la medina, las principales avenidas de la ciudad, el mausoleo de Mohamed V, y acercarse a la costa para disfrutar del Atlántico. Una ciudad agradable y muy fácil de recorrer.

Casablanca: medio día. A una hora en tren desde Rabat, mi visita a Casablanca fue en exclusiva a la mezquita de Hassan II. No tenía buenas referencias de la ciudad, pues me habían dicho que se trataba de un lugar caótico, con edificios altos, al estilo europeo, y muchas tiendas...algo que no me interesaba especialmente y que confirmé caminando desde la estación de Casa Port hasta la propia mezquita, cuya visita es no obstante, muy recomendable.

Meknes: medio día. Ubicada a mitad de camino entre Rabat y Fez, Meknes es la más pequeña de las 4 ciudades imperiales, y en consecuencia las más tranquila y fácil de recorrer. Desde la estación de tren, tomaría un taxi (por menos de 1€) hasta la Plaza el-Hedim, en la que se encuentran los principales atractivos de la ciudad, fáciles de visitar en 3-4 horas

Fez: 2 días. Fez es una ciudad impresionante, seguramente la que más impacta de Marruecos dada su ''autenticidad'' en comparación con otras zonas más turísticas del país. De los dos días dedicaría uno íntegramente a conocer la medina, y otro a dar una vuelta por la ciudad nueva y sus alrededores. Dos días son suficientes para conocer Fez, aunque un 3º podría venir bien para profundizar más en la medina, en la que siempre quedarán rincones por descubrir.

Marrakech: 2 días. En comparación con Fez, Marrakech me decepcionó un poco...mucho más turística y con una orientación muy particular al negocio, Marrakech no deja de tener cierto encanto, especialmente la zona que rodea a la Plaza Jamaa el-Fna. Dos días son más que suficientes para conocer lo más característico de la ciudad.

Desierto del Sáhara: 2 días. Desde Marrakech, emplearía un día entero en cruzar el Atlas, visitar Ait Ben Hadu y llegar a Zagora, donde en camello llegaría a un campamento berever para pasar la noche. Al día siguiente mismo recorrido de vuelta, pero parando en Ouarzazate. Existía la posibilidad de ampliar la excursión a un día más, pero personalmente 2 días me parecieron suficientes.

 

Además, Marruecos es un país que, si bien conserva buena parte de su esencia, comprobaría que está bien preparado turísticamente...sus comunicaciones, transportes o variedad de alojamientos hacen que no sea un destino difícil de abordar desde el punto de vista del viajero independiente. No obstante, y dada la cercanía del país con España, es fácil encontrar ofertas de viajes a Marruecos a precios accesibles, en las que disfrutaremos más despreocupadamente de un país que tiene mucho que ofrecer.

 

                                          

                                                                            Itinerario de 10 días por Marruecos

 

 

Documentación y Seguro médico

En cuanto a la documentación necesaria para viajar a Marruecos, a los españoles nos es requerido únicamente nuestro pasaporte en vigor por un mínimo de 3 meses, siendo la estancia máxima permitida para el turismo de 90 días al año (posteriormente prorrogables en las oficinas de la policía marroquí). Una vez en Marruecos, nos sellarán el pasaporte sin necesidad de pagar ningún tipo de tasa o visado. Durante el vuelo, me entregaron un formulario para rellenar mis datos básicos: nombre, apellidos, motivo del viaje, primera dirección en Marruecos...que hay que entregar al oficial de fronteras junto con nuestro pasaporte. Al abandonar el país, mismo mecanismo...rellenaremos otro formulario del mismo tipo, que obtendremos en el aeropuerto, y lo presentaremos junto con nuestro pasaporte y tarjeta de embarque.

En cuanto a vacunas, ninguna es obligatoria...al igual que no lo es llevar seguro médico, aunque personalmente recomiendo que contratemos alguno, pues el coste no es elevado y en un momento dado nos puede sacar de un buen apuro. En mi caso contraté el seguro que ofrecía Ryanair al comprar los billetes de avión...para 10 días tenía un coste de aproximadamente 15€, y las coberturas eran similares a las de cualquier aseguradora, aunque afortunadamente no tuve que hacer uso de ellas.

 

                                           

                                                                 Avenida Mohamed V, en el centro de Rabat

 

Transportes

En mi opinión, la mejor forma de llegar a Marruecos es el avión...es cierto que es posible cruzar el estrecho de Gibraltar en Ferry, ya sea a pie o conduciendo, pero la duración del viaje (teniendo en cuenta la vuelta), y el precio, más caro que el avión, hacen que personalmente me decante por esta última opción. Los vuelos Madrid - Rabat y Marrakech - Madrid, comprados con algo de antelación, me salieron en total por algo más de 40€ (ambos con Ryanair, con quien no hubo ningún problema)...y la duración fue de aproximadamente 1:15h en el caso de Rabat, y 1:45 en el de Marrakech.

Una vez en Marruecos, tan sólo utilicé el autobús para desplazarme entre ciudades y aeropuertos, ya que resultan mucho más económicos que un taxi, y en cuanto a comodidad son similares a los que podemos encontrar en España. Entre ciudades, la mejor forma de trasladarse, y seguramente la más barata, sea el tren, medio que utilicé en todos mis desplazamientos. Esta es la duración y el precio de las rutas en tren que realicé por el país:

 

               Rabat - Casablanca          -       1 hora     -       35dh

               Rabat - Meknes               -       2 horas    -       65dh

               Meknes - Fez                  -        45 min     -      20dh

               Fez - Marrakech              -   7 horas 30 min   -   195 dh

 

Para consultar cualquier otra ruta, así como las líneas en las que es posible viajar por la noche (Tanger - Marrakech, o Casablanca - Oujda..) os recomiendo visitar la web de oncf, la ''renfe'' marroquí. En ella podréis consultar horarios, precios...el único ''pero'' es que no podemos reservar nuestros billetes, pero una vez en Marruecos no tendremos problema para obtenerlos en las mismas estaciones...además de en taquilla, podemos comprarlos en unas máquinas automáticas muy fáciles de usar, que emiten nuestro billete al momento. En cuanto al ''estándar'' de los trenes en Marruecos, diría que es bastante aceptable...aunque todo depende de la ruta, y en ocasiones, de la ''suerte'' que tengáis. de los 5 trayectos que realicé, 3 fueron bastante buenos, y de los 2 restantes, uno de los trenes se retrasó casi 2 horas (para el trayecto de 45 minutos entre Fez y Meknes) y otro directamente fue cancelado, siendo recolocados los pasajeros en el siguiente tren del mismo trayecto (Rabat - Meknes) con la consiguiente falta de espacio, encontrando gente sentada por el suelo o en los servicios. No obstante, la experiencia de viajar en tren en Marruecos fue bastante buena..algo que me llamó la atención fue la modernidad de las estaciones, bien organizadas, en las que podemos encontrar cafeterías, restaurantes, o tiendas de prensa al estilo occidental...además, la mayoría de ellas se encuentran muy bien situadas, por lo que en la mayoría de los casos no nos será necesario coger un taxi o autobús para llegar al centro.

En cuanto al transporte dentro de la ciudad, la mejor opción es el taxi. Si bien en los alrededores de estaciones y aeropuertos los precios suben bastante, para trayectos del ''día a día'' resultan la mejor opción...aunque eso sí, tendréis que regatear, o bien negociar el precio siempre antes de subir al taxi. En grandes ciudades como Casablanca es posible que existan taxímetros, pero a lo largo del país no es lo más habitual...no obstante los precios son bastante económicos, llegando rara vez al euro por trayecto.

 

                  

                                             Mezquita Hassan II, en Casablanca               Puerta Bab Mansour, Meknes

 

Alojamiento y comidas

Marruecos es un país de contrastes, y eso se plasma igualmente en los alojamientos...desde lujosos riads con decorados patios interiores y todo tipo de comodidades, hasta albergues de juventud por menos de 5€ la noche...En mi caso, dado el presupuesto y los objetivos del viaje, me decanté por esta última opción, y lo cierto es que quedé bastante satisfecho..seguramente porque esperaba bastante poco, dados los muchos comentarios negativos que había leído sobre la calidad de los mismos en relación a los europeos, pero lo cierto es que la mayoría contaba con una ubicación excelente, comodidades básicas cubiertas, y en muchos casos, desayuno incluído. Para reservarlos, utilicé la red de hostelling international, dada la escasa oferta, al menos a precio ''mochilero'', que encontre en otros buscadores, a excepción de Marrakech, donde a través de Hostelworld reservaría 2 noches en el Rainbow Hostel, algo más caro (unos 7€..) pero con un desayuno bastante bueno.

En cuanto a la comida, personalmente la encuentro como uno de los puntos fuertes del país, muy buena, completa y realmente barata. Eso sí, evitar los restaurantes de tipo ''occidental'' que encontraréis en los alrededores de los lugares más turísticos...los precios serán similares a los españoles (o más altos) y la calidad de la comida no será superior a la que encontraréis en los sitios a los que realmente acude la gente local.

Al margen del típico cous cous o tajin, que hay que probar, os recomiendo especialmente los zumos, muy baratos y con un sabor increíble, los batidos de todo tipo de frutas, creps, y dulces, que encontraréis a precios casi regalados en los puestos de las medinas.

En cuanto a las condiciones sanitarias, es cierto que hemos de tener cierta precaución a la hora de comer según qué cosas, especialmente en lo referido a productos frescos como ensaladas, verduras, o carnes poco hechas...aunque en este caso lo que debe imperar es el sentido común...no debemos de cerrarnos totalmente a comer en un puesto en la calle, pero evidentemente los hay mejores que otros... lo que sí recomiendo totalmente es beber siempre agua embotellada y evitar la mayoría de salsas.

 

Moneda y precios

La moneda oficial de Marruecos es el Dirham, que a su vez se divide en 100 santimats. A fecha de enero de 2014, 1€ equivale a 11,20 Dirham, por lo que, aunque no sea exacta, como regla memotécnica para hacernos una idea de los precios y no tirar continuamente de calculadora podemos dividir entre 10 los precios en dirhams, es decir...20 dirhams equivale a 2€, 100 equivalen a 10€...

Los billetes más frecuentes son los de 20, 50 y 100Dh, siendo el de 200Dh el de mayor valor. Lo que os recomiendo encarecidamente es que cambiéis lo mínimo imprescindible en España, pues la tasa de cambio que encontré, al menos en el aeropuerto de Barajas, era bastante mala...casi 8,5 por euro, a diferencia de los casi 11 que podemos encontrar en cualquier oficina de cambio marroquí.

En cuanto al nivel de precios, Marruecos es un país barato...como siempre, todo depende del nivel al que quieras moverte, pero en lo referente a los precios del ''día a día'' encontré que perfectamente podían equivaler a una tercera parte de lo que pagamos en España...una comida en un restaurante (no turístico) en torno a 4€, un desayuno completo 80 céntimos, un zumo de naranja 40, un treycto de una hora en tren 2€...eso sí, a la hora de comprar en medinas o bazares, los precios en Marruecos siempre se regatean, pues ya se encargan muchos de los vendedores de inflar los precios de sus productos 3 o 4 veces por encima del valor real.

 

                   

                                                            Curtidurías de Fez                                    Camellos en Zagora

 

Consejos varios

Para terminar, en este apartado me gustaría hablar de algunas cuestiones que, si bien no encajan en ninguno de los apartados anteriores, pueden ser de utilidad a la hora de preparar un viaje a Marruecos. Puede que muchas de ellas, especialmente si viajáis en un ''todo incluído'', no las encontréis, pero creo que para alguien que viaje solo, o con un presupuesto ''lowcost'' le pueden ser de interés.

Lo primero de lo que me gustaría advertiros es de los ''falsos guías'' que en lugares como Fez o Marrakech se ofrecen a ''orientarte'' altruístamente por los laberintos de sus medinas...esto en el 90% de los casos es totalmente falso, ni son guías, ni quieren orientarte, ni mucho menos hacerlo altruístamente. En caso de querer contratar un guía, hacerlo desde vuestro alojamiento, o con alguna agencia con la que pactéis un precio fijado de antemano.

En lo relativo a las medinas, especialmente la de Fez, recalcar la idea de que son verdaderos laberintos...uno siempre piensa que, no...yo...me oriento, sé perfectamente cómo salir...pero lo cierto es que puede llegar a resultar muy complicado. Si como en mi caso, os atrae la idea de ''perderos'' un rato por ella, hacerlo por la mañana, o a plena luz del día, cuando en las calles haya gente y los negocios estén abiertos...a partir de las 7 de la tarde, todo empieza a oscurecer, cerrar, la gente vuelve a sus casas, y se puede convertir en un lugar muy poco recomendable.

También recalcar algo que he comentado anteriormente...antes de consumir cualquier cosa, pactar y dejar claro el precio...ya sea en tiendas, restaurantes, cafeterías, un taxi....en muchos locales, especialmente en las grandes ciudades, hay cartas con precios establecidos...ahí no hay problema, pero en cualquier caso, preguntar...nos puede evitar alguna sorpresa.

Con todo esto, en ningún momento quiero dejar de recomendar que viajéis a Marruecos...es un destino increíble, con muchísimas cosas que ver, gente amable y lo más normal es que no pase nada fuera de lo común, pues además, vuelvo a repetir, gente que pueda intentar aprovecharse, o que venda determinadas cosas, las hay en todas partes...pero en ocasiones, y especialmente si viajamos solos, hay factores que es recomendable tener en cuenta.

Marruecos es un destino especial, diferente, al que me alegro enormemente de haber ido, no sólo por ser la puerta de Africa, por su cultura, o por los lugares Patrimonio de la UNESCO, sino también por sus sabores, ambiente, ruido, y ese desorden ordenado que caracteriza a tantas ciudades de esta zona del mundo.