Edimburgo, como preparar un viaje a la capital escocesa

Edimburgo es, con algo más de 450.000 habitantes, la capital y ciudad más importante de Escocia, y tras Londres, el lugar más visitado del Reino Unido. Con un centro histórico declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, esta ciudad enclavada a orillas del fiordo del río Forth es considerada como una de las más bellas de toda Europa..su Castillo, ambiente medieval, parques y calles adoquinadas parecen trasladarnos a lo largo de la centenaria historia de un lugar que a lo largo del tiempo ha sido considerado como un referente cultural dentro y fuera de las Islas Británicas.

En la actualidad, museos y monumentos se entremezclan con los pubs, parques, jardines, o festivales de música de una ciudad repleta de vida..pero, es fácil llegar a ella?, ¿tiene unos precios accesibles?. En este post trataremos de reunir algunas cuestiones de utilidad a la hora de preparar un viaje a Edimburgo...documentación, costes, transportes, y principales atracciones de una ciudad que personalmente considero como una de las más interesantes del continente europeo...y es que Edimburgo tiene algo especial!.

 

                                             

                                                             Panorámica de Edimburgo desde la colina de Calton Hill

 

  • ¿Cuándo viajar a Edimburgo?

En mi opinión, la mejor época para viajar a Edimburgo, y en general a toda Escocia, es desde el mes de junio hasta principios de septiembre. Las temperaturas son agradables, en torno a los 15º-20º, y a pesar de estar en un país lluvioso (nos será muy difícil evitar días de lluvia sea cual sea la época en la que viajemos) estas no serán tan abundantes como en primavera u otoño. Además, a pesar de ser una ciudad relativamente turística, durante los meses de verano no existe la sensación de aglomeramiento que pudiéramos encontrar en playas o grandes ciudades del sur de Europa..hay gente, pero sin apreturas, algo que en todo viaje se agradece.

Durante el invierno, las temperaturas no suelen ser excesivamente frías, pues rara vez descienden de los 0º...pero las lluvias, el viento, la niebla y especialmente las pocas horas de luz (el sol se pone en torno a las 4-5 de la tarde) hacen que no podamos disfrutar de nuestra visita tanto como en el periodo estival. Personalmente, sin duda visitaría la ciudad en verano.

 

  • ¿Cómo hacerlo?

Edimburgo es una de esas ciudades a las que viajar de forma independiente resulta sencillo y muy asequible. Diversas compañías lowcost, como Jet2, Ryanair, Vueling o Easyjet, realizan trayectos entre las principales ciudades españolas y el Aeropuerto de Edimburgo, así como a los cercanos aeropuertos de Glasgow (tanto al internacional como, principalmente para las aerolíneas de bajo coste, el de Prestwick), por un precio que ronda entre los 70 y 120€ i/v. Una buena opción para averiguar cuál es el mejor itinerario desde nuestra ubicación hasta Edimburgo, es utilizando el buscador de GoEuro, pues además de vuelos incluye diferentes combinaciones de trenes y autobuses, algo a tener en cuenta.

Una vez en Escocia, la red de transporte público es excelente..tanto el tren, como los autobuses, e incluso los ferrys, suelen disponer de una amplia variedad de horarios, son puntuales, y dado el entorno natural del país, circular por él puede llegar a ser una gran experiencia. En cuanto a precios, mi experiencia me hace recomendar el autobús, considerablemente más barato que el tren, algo caro en comparación con los precios españoles.

Además, es frecuente encontrar ofertas en billetes de autobús, así como precios muy reducidos en caso de que los adquiramos con antelación. Durante mi primer viaje a Escocia, en septiembre de 2011, pude recorrer gran parte del país con billetes a 1, 3 y 5 libras adquiridos por internet a través de Megabus, aunque no son los únicos que ofrecen estos servicios..Scottish Citylink, Stagecoach Bus...las posibilidades son de lo más variadas.

En cuanto a la documentación, para viajar a Escocia, al igual que al resto del Reino Unido, los ciudadanos españoles únicamente precisarmos de nuestro DNI en vigor, siendo igualmente válida la tarjeta sanitaria europea.

 

  • Alojamientos

En cuanto al alojamiento, la capital escocesa posee una oferta hotelera bastante correcta, en la que es posible encontrar opciones para todo tipo de bolsillos. En cuanto a los hoteles en Edimburgo, la mayoría suelen estar ubicados en el centro histórico de la ciudad, lo que facilitará enormemente nuestras visitas y desplazamientos. Los precios son similares a los que podríamos encontrar en España, y tanto la relación calidad-precio como el servicio suelen ser bastante buenos. A lo largo del año, y en un hotel medio, una habitación en el centro de Edimburgo puede costar entre 40 y 70€ la noche.

Como opción más económica, siempre podemos recurrir a los hostels o albergues de juventud. En ellos la relación calidad-precio también suele ser muy competitiva, y a excepción de determinadas épocas del verano, en las que se celebran festivales, conciertos..etc, no suele ser complicado encontrar un buen hostel con disponibilidad, entre 12 y 18€ la noche en habitaciónes compartidas.

 

  • Transportes

En cuanto al transporte público de la ciudad de Edimburgo, lo primero que hemos de tener en cuenta es que el centro histórico es relativamente pequeño, y uno de sus grandes alicientes es recorrerlo a pie, por lo que en rara ocasión nos veremos en la necesidad de utilizarlo...las principales atracciones están situadas a una distancia cercana unas de otras.

No obstante, Edimburgo cuenta con una amplia red de autobuses. El valor del billete sencillo es de 1'5 libras, existiendo la posibilidad de por 3,5 adquirir un billete diario. Otra opción, aunque algo más cara, es la de los peculiares taxis de color negro, similares a los de Londres. Sus precios son similares a los que podemos encontrar en España.

 

  • Comidas

Puede que la gastronomía no sea uno de los puntos fuertes de la oferta turística de Escocia...no obstante, no resulta extraño encontrar platos realizados con productos frescos, especialmente a base de pescado, marisco y carne. El plato más famoso de esta gastronomía es el haggis, una mezcla de hígado, corazón y pulmones, generalmente de cerdo o ciervo, con harina, cebolla y diversas especias, además de las sopas, o el tradicional ''fish and chips''. Además de restaurantes escoceses, también encontraremos una amplia oferta de restaurantes ''internacionales'' como italianos, asiáticos e incluso españoles.

Mención especial merece el Whisky, uno de los símbolos del país. Es vendido en multitud de tiendas especializadas, y en muchas de ellas hasta podréis realizar catas gratuítas de las diversas variedades de esta bebida. Una experiencia muy recomendable.

 

 

                    

                                            Royal Mile, principal calle de la ciudad                      Castillo de Edimburgo

 

  • ¿Dónde ir? 10 Visitas imprescindibles en Edimburgo

 

Castillo de Edimburgo: hablar del Castillo de Edimburgo es hacerlo no sólo del símbolo de la ciudad, sino probablemente, de uno de los más representativos de Escocia. Ubicado en lo alto de una colina, en pleno centro de la ciudad, esta fortaleza se ha convertido en una de las principales atracciones turísticas del país. En él podremos visitar el cañón de las 13 horas, momento en el que cada día es disparado, el Memorial Nacional de la guerra, o la conocida como ''Piedra del Destino'' sobre la que eran coronados los reyes escoceses. Una visita muy recomendable.

 

Royal Mile: considerada como la calle más famosa de la ciudad, la Royal Mile conecta el Castillo con el Palacio de Holyrood. En ella viviremos el verdadero ambiente del centro histórico de la ciudad, gracias a sus edificios, tiendas, pubs...No puede haber visita a Edimburgo en la que no se recorran los 1814,2 metros de una de las calles más pintorescas del país.

 

Catedral de St. Giles: esta Catedral, símbolo de la iglesia presbiteriana, es el templo más importante de la capital escocesa. Construída en el siglo XII, su arquitectura, tanto interior como exterior, vidrieras, ventanales y su ubicación, en plena Royal Mile, hacen que sea una de las visitas obligadas en la ciudad de Edimburgo. En ella podremos visitar la célebre Capilla de Thistle, sede de los caballeros de la orden con el mismo nombre, y en la que se celebran los funerales de las altas personalidades del país.

 

Calton Hill: en esta colina situada al este de la ciudad, además de apreciar algunas de las mejores vistas de todo Edimburgo, podréis visitar lugares como el Monumento Nacional, en homenaje a los caídos durante las guerras napoleónicas, o el Monumento a Nelson, en honor a su victoria en la Batalla de Trafalgar. Se trata de uno de los lugares más agradables de la ciudad, en el que podréis relajaros, pasear..y conocer algo más de la centenaria historia escocesa. Una visita muy recomendable.

 

Palacio de Holyrood: este palacio, residencia oficial de la reina Isabel II durante sus estancias en Edimburgo, sería fundado como abadía a principios del siglo XII, para 3 siglos más tarde, convertirse en residencia oficial de los reyes escoceses. Su gran estado de conservación, y la gran cantidad de elementos históricos que conserva en su interior, unido a sus mitos y leyendas, hacen de esta una de las visitas obligadas de la capital escocesa.

 

                       

                                                      Centro histórico de la ciudad                             Monumento a Scott

 

Royal Yacht Britannia: perteneciente a la familia real británica desde 1954 hasta 1997, este yate real sería cedido a Escocia para su explotación turística, en una forma de acercar al público a la vida cotidiana de la realeza durante sus viajes por más de medio mundo. Está ubicado en el puerto de Leith, a unos 3 Km del centro histórico de la ciudad, al que podemos acceder mediante los autobuses 1, 11, 22, 34 y 35. En él podremos visitar la totalidad de lugares y estancias del yate: camarotes, sala de máquinas, bar, salas de reuniones, enfermería..una visita peculiar a las afueras de la ciudad.

 

Greyfriars Bobby: ubicada frente a la Iglesia de Greyfiars, se encuentra una de las estatuas más emotivas de la ciudad, dedicada a Bobby, un perro de la raza Skye Terrier, que a mediados del siglo XIX permanecería durante 14 años junto a la tumba de su amo, John Gray, un policía enterrado en el cementerio de esta iglesia. Puede que no sea el monumento más conocido ni más emblemático de Edimburgo, pero para todos los amantes de los animales a buen seguro que será uno de los más especiales.

 

Museo Nacional de Escocia: dentro de la importante oferta cultural de Edimburgo, uno de los lugares más destacados es el Museo Nacional de Escocia, en el que podremos recorrer la práctica totalidad del pasado histórico del país, desde los primeros pobladores prehistóricos hasta la actualidad, pasando por la época medieval o la revolución industrial. Otros museos o galerías recomendables son la Galería Nacional de Escocia, dedicada principalmente a la pintura, el People's Story Museum, dedicado a la historia de la vida cotidiana de los habitantes de la ciudad, o el Museo Nacional de la Guerra, ubicado en el Castillo, que nos hará recorrer la historia militar del país.

 

Parlamento escocés: Ubicado entre el centro histórico de la ciudad y las inmediaciones del Palacio de Holyrood, el edificio del Parlamento escocés, obra del arquitecto español Enric Miralles, sería inaugurado por la reina Isabel II en el año 2004. Tras visitar un centro histórico de marcado carácter medieval, llama la atención el estilo del edificio, moderno, abstracto, con numerosos elementos simbólicos que pretenden integrar el pasado y futuro escocés. Aunque no sea una visita prioritaria, al menos a su interior, su diseño, importancia, estilo y ubicación (no muy lejos de otros puntos de interés) hacen que pueda ser un lugar a tener en cuenta durante nuestra visita a la ciudad.

 

Estadio de Murrayfield: para los amantes del deporte, y especialmente del rugby, el Estadio de Murrayfield se convierte en una visita obligada en la ciudad de Edimburgo. Inaugurado en 1925 y posteriormente remodelado en 1995, el estadio cuenta con una capacidad de 67.800 espectadores. Sede de la selección escocesa de rugby, su ambiente, majestuosidad y atmósfera nos harán disfrutar de una de las catedrales del rugby mundial.

 

                     

                                                      Galería Nacional de Escocia                Interior del Estadio de Murrayfield

 

Son muchos los motivos para visitar Edimburgo. Historia, parques, museos..y un centro histórico digno de recorrer. Personalmente es una ciudad que desde el primer momento en el que la recorrí me transmitió algo diferente, y a la que siempre querré volver...hasta pronto Edimburgo!

 

 ©2017 Mis Rutas por el Mundo