Nairobi: qué hacer en la capital de Kenya

Tras una larga espera de casi un día en el Aeropuerto de Addis Abeba, abandonaría Etiopía rumbo a Nairobi, capital de Kenya y próxima parada de mi periplo por el África Oriental.

Con una población que supera los 3 millones de habitantes, Nairobi es una de las ciudades más importantes de África...y no sólo a nivel demográfico...también a nivel político, económico, social y cultural, siendo sede de multitud de empresas y organismos...que unido al creciente auge del turismo, han hecho de Nairobi una de las capitales más prósperas del continente.

Al llegar al Aeropuerto de Nairobi, tras un vuelo de dos horas de duración, tomaría un taxi hacia las afueras de la ciudad, donde se encontraba el apartamento que había alquilado horas antes por Internet. Dado que el precio de los hoteles me parecía excesivamente caro, y que apenas encontré ningún hostel o albergue juvenil, la opción del apartamento me pareció la mejor, pues además de precios muy razonables, pensé que tras una semana ''a la aventura'' en Etiopía, algo de privacidad me vendría bastante bien.

 

                                   

                        Orfanato de elefantes David Sheldrick                                            Presentación de los elefantes

 

Lo primero que me llamó la atención de Nairobi fueron sus extremas medidas de seguridad. En la carretera que unía la ciudad con el aeropuerto atravesamos 2 controles militares en los que revisaron de arriba a abajo el vehículo, incluídos los bajos, el maletero...al tiempo que un soldado nos apuntaba con su arma, algo que se repetiría a lo largo de mi estancia en la ciudad en centros comerciales, edificios públicos...incluso para acceder a algunas plazas y calles del centro había que pasar por detectores de metales similares a los de los aeropuertos, mostrando continuamente la documentación y siendo preguntado en varias ocasiones por los motivos de mi viaje.

En general Nairobi me pareció una ciudad segura, pero varios atentados acontecidos en los últimos años, unido a la intervención militar llevada a cabo por el ejército keniano en la vecina Somalia parecían haber extremado las precauciones.

Ya instalado en el apartamento, comenzaría a planear propiamente la visita a la ciudad, y dadas las oportunidades que ofrece el entorno de Nairobi (se encuentra a sólo 7 Km de un Parque Nacional) mi primera visita tenía que estar relacionada con la fauna local. Por ello me dirigí al Orfanato de Elefantes David Sheldrick, en el que se encargan de la cuida de elefantes huérfanos o heridos durante cazas furtivas. Se trata de una experiencia bastante gratificante, pues por sólo 5€ al cambio (que se dedican íntegramente al cuidado de los animales) es posible disfrutar de los elefantes y aprender algo más de su modo de vida. El horario de visita es de 11 a 12 de la mañana, y aunque suele estar bastante concurrido, es un lugar que merece la pena.

 

                                   

                             Centro de la jirafa, en Langata                                               Fuentes y estatua de Jomo Kenyatta

 

Desde el orfanato de elefantes, continuaría mi recorrido visitando otro de los lugares en los que más podemos entrar en contacto con la fauna local, el Centro de Jirafas de Langata. Fundado en el año 1979, y actualmente gestionado por el Fondo Africano para la Vida Silvestre en Pelirgo, este centro ofrece la posibilidad de acercarse de forma única a varios ejemplares de jirafas a los que podemos acariciar, alimentar...y contribuir a su cuidado y conservación. El precio de la entrada es de 10$ y aunque se trata de una visita rápida, dadas las dimensiones del centro, es un lugar al que no podéis dejar de ir durante vuestro recorrido por la ciudad.

Ya en dirección al centro de Nairobi, me detendría en uno de sus barrios más emblemáticos, el de Kibera, tristemente conocido por ser el mayor barrio de chabolas de África con una población de casi 700.000 personas, que en su mayoría, viven en situación de extrema pobreza. Una opción interesante para conocer el barrio es a través de visitas guiadas organizadas por varias organizaciones, como Kiberatours, que dedican buena parte de sus beneficios al desarrollo de la comunidad local.

 

                                   

                                   Corte Suprema de Kenya                                       Centro de convenciones Kenyatta International

 

Una vez en el centro de Nairobi, la zona por la que os recomiendo comenzar vuestra visita es el distrito financiero de la ciudad, donde se encuentran la mayoría de lugares de interés de la capital, como el Ayuntamiento, el Parlamento, la Corte Suprema, o varias plazas y monumentos en memoria de personajes ilustres, como la dedicada a Jomo Kenyatta, primer presidente tras la independencia de Kenya y considerado como el padre fundador del país.

Precisamente así, Jomo Kenyatta, se llama el centro de convenciones que, ubicado junto a la Corte Suprema, os recomiendo visitar. Sus 28 pisos y 105 metros lo convierten en uno de los edificios más altos de la ciudad, y gracias al observatorio que posee en su azotea, es posible apreciar algunas de las mejores vistas de Nairobi.

A pocos metros de esta zona también encontraremos algunos de los templos más importantes de la capital, como la Catedral de la Sagrada Familia, o la Gran Mezquita de Jamia, así como numerosos restaurantes, cafeterías y centros comerciales en los que tomar algo y descansar durante vuestro recorrido.

 

                                   

                                Centro financiero de Nairobi                                                         Panorámica de la ciudad

 

4 días fueron más que suficientes para recorrer detenidamente Nairobi, una ciudad que si bien no me conquistó (pues el mayor encanto de Kenya, y de África en general, recae en su naturaleza) puede ser interesante visitar durante un par de días, en especial teniendo en cuenta que se trata de una de las grandes capitales del continente, y el punto de partida de numerosas rutas y safaris alrededor del país.

Por delante quedaba la última etapa de mi viaje, la que me llevaría al tercer país de mi aventura africana, y en el que a priori experimentaría más contrastes...montaña, playa, una capital apenas conocida...próximo destino:...¡Tanzania!.

 

 

 ©2017 Mis Rutas por el Mundo