Norte de Vietnam: Hanoi y Bahía de Ha Long

Apenas una semana después de mi viaje a Saigón, volvería a Vietnam para visitar Hanoi, capital del país y centro neurálgico del antiguo Vietnam del norte. 

Con una población que supera los 6 millones de habitantes y una historia milenaria, Hanoi ha jugado un papel fundamental en el desarrollo del país, pues salvo breves periodos de excepción, ha sido capital de Vietnam desde su fundación a principios del siglo XI.

Pero Hanoi es más que una capital. Su visita, al igual que la de Ho Chi Minh, os hará entender la otra cara de un país dividido durante décadas e influenciado por los dos bloques de la guerra fría. 

Si Saigón representa el Vietnam más ''capitalista'' y modernizado que mira a occidente, en Hanoi todavía se percibe cierta herencia del pasado comunista, un ambiente más sosegado, y una sociedad que sigue mirando a oriente.

 

                                     

                                               Mausoleo de Ho Chi Minh                                                                              Pagoda del Pilar Único

 

El lugar por el que recomiendo comenzar un recorrido por Hanoi es probablemente su punto más emblemático, la calle Hung Vuong, en la que se encuentra el Mausoleo de Ho Chi Minh, que desde su inauguración en 1975 alberga los restos del difunto líder del país. La entrada al Mausoleo es gratuíta, y debido a las limitaciones horarias (abre apenas de 7:30 a 10:30 o 11:00 de la mañana) y a la afluencia de público, os aconsejo ir con antelación para minimizar el tiempo de espera. 

Además del Mausoleo, esta es una de las zonas más monumentales de la ciudad. En ella podemos encontrar edificios gubernamentales, como el Ministerio de Asuntos Exteriores, la Sede del Gobierno Federal, o lugares de interés turístico, como el Museo dedicado al propio Ho Chi Minh, o la Pagoda del Pilar Único, situada en un parque a escasos metros. 

Algo que me llamó la atención de esta zona, además de la marcialidad de los soldados que, con sus impolutos uniformes blancos, custodian el Mausoleo, es el gran número de puestos que, a modo de mercadillo, venden objetos relacionados con Ho Chi Minh y el pasado comunista del país: medallas, fotografías, monedas, insignias, carteles propagandísticos y hasta artículos militares, algo similar a lo que sucede en China con la figura de Mao.

 

                                          

                                 Entrada a la Ciudadela de Thang Long                                                                           Torre de la Bandera

 

Caminando unos 15 minutos en dirección este desde el Mausoleo, llegamos a otro de los puntos con más historia de Hanoi, la Ciudadela Imperial de Thang Long, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2010. 

En ella podemos visitar los restos de los palacios de gobierno que, durante siglos, construyeron las distintas dinastias que lideraron el país. Aunque gran parte de la ciudadela se encuentra en avanzado estado de deterioro, sigue siendo un lugar de visita obligada en Hanoi, pues todavía hoy es posible percibir la riqueza de su patrimonio histórico y arquitectónico. 

En ella, además, podemos encontrar la conocida como Torre de la Bandera, construída en 1812 y considerada como uno de los símbolos de Hanoi, o el Museo de Historia Militar, con multitud de material bélico, carros de combate e incluso helicópteros utilizados durante la Guerra de Vietnam. Un lugar interesante en el que aprender algo más de la historia reciente del país.

 

                                     

                                         Entrada al Templo de Ngoc Son                                                         Torre de la Tortuga, en el lago Hoan Kiem

 

Pero sin duda, y a pesar del intenso tráfico (en especial de motocicletas), la zona con más encanto de Hanoi es el Old Quarter, el barrio antiguo de la ciudad, que con su clara influencia francesa, concentra numerosos mercados, puestos de comida callejera, pequeños restaurantes, y atracciones como el Lago Hoan Kiem, con su pintoresca Torre de la Tortuga, construída en una isla en mitad del propio lago. 

Además, esta zona concentra varios de los lugares de culto más interesantes de Hanoi, como el Templo de Ngoc Son (o templo de la Montaña de Jade). Para acceder a él, además de pagar una pequeña tarifa (que sin duda merecerá la pena) hemos de cruzar el Puente de Huc, muy característico gracias a sus peculiares tonos rojizos. Otros templos que podemos visitar en esta zona son el de Dinh Nam Huong, o la Catedral católica de San José, construída a finales del siglo XIX en estilo neogótico y que hoy en día sigue dando muestras del pasado colonial de la ciudad.

 

                                     

                                                 Catedral de San José                                                                           Mercado de frutas en Old Quarter

 

Uno de los puntos de visita obligada para todo aquel que acude a Hanoi, o al norte de Vietnam en general, es la Bahía de Ha Long. Ubicada a 170 km al este de la ciudad, sería declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1994, así como una de las siete maravillas naturales del mundo en el año 2011. Sus más de 2000 islas de diferentes tamaños, rocas kársticas que emergen del agua creando las formas más sugerentes, la frecuente bruma y sobre todo, la belleza de su entorno natural, hacen de este un lugar mágico.

A pesar de que no soy fan de los tours o viajes organizados, reconozco que para visitar Ha Long pueden ser la mejor opción. A lo largo de Hanoi, así como en los propios hoteles o albergues, existen numerosas agencias que se encargan de organizar recorridos de uno o varios días, así como actividades de lo más diversas a lo largo de la bahía (paseos en barco, rutas en kayak, recorridos por las islas, visitas a alguna cueva, almuerzos...). Personalmente, aunque fue un sitio que me agradó, considero que la visita de un día es suficiente para disfrutar del encanto del lugar. 

Hemos de tener en cuenta que el viaje desde Hanoi suele hacerse en microbus, siendo el trayecto de unas 3 horas de duración, y el precio de los tours de unos 50$ por día de estancia.

 

                                     

                                                    Bahía de Ha Long                                                                                              Cueva de Dau Go

 

Hanoi es una ciudad que no os dejará indiferentes. Ya sea por su autenticidad, aire colonial, o un ambiente algo más relajado que otras grandes ciudades del sudeste asiático, es un lugar que bien merece una visita. El pasear por su barrio antiguo, visitar sus museos, descubrir sus templos o degustar su gastronomía, os harán entender gran parte de su historia milenaria, así como la realidad de un país que, día a día, mira con más optimismo al futuro.

Hasta pronto Hanoi!

 

 

 ©2017 Mis Rutas por el Mundo