Oporto, qué visitar en 2 días en la ciudad

Este mes de julio, y antes de comenzar el Camino de Santiago en su vertiente portuguesa, he tenido la oportunidad de visitar Oporto, una de mis grandes ''cuentas pendientes'' en la Península Ibérica y que por fin he podido conocer...una ciudad bohemia, agradable, fácil de recorrer, y en cuyas calles encontraremos un ambiente muy especial.

Con algo más de 1,7 millones de habitantes, Oporto es la segunda ciudad más importante de Portugal. Su localización, en el margen derecho del río Duero y muy cerca de su desembocadura en el Atlántico ha influído notablemente en su historia, convirtiéndola en una ciudad de marineros y comerciantes, donde el conocido ''Vino de Oporto'' ha jugado un papel fundamental.

Actualmente Oporto se ha convertido en uno de los principales destinos urbanos del sur de Europa, gracias a un centro histórico declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, a sus buenas comunicaciones, y a una importante oferta cultural, gastronómico y de ocio. Sin duda se trata de una de las ciudades más divertidas de Portugal, sus numerosos bares, discotécas y festivales han hecho que haya sido considerada como una de la mejores ciudades para solteros de Europa, y a buen seguro, una de las más animadas.

 

                                                   

                                                    Rua Santa Catarina                                           Centro histórico de Oporto

 

Mi recorrido por la ciudad comenzaría en la Rua Santa Catarina, la calle más céntrica y con mejor ambiente de la ciudad. En ella encontraremos todo tipo de tiendas, restaurantes, centros comerciales...y lugares de interés como el célebre Café Majestic, el más elegante de la ciudad, o iglesias como la de San Ildefondo y la Capilla das Almas, con sus particulares azulejos.

Muy próximo a esta calle se encuentra uno de los lugares con más tradición de Oporto, el Mercado de Bolhao, inaugurado a principios del siglo pasado y en el que encontraréis multitud de productos típicos de la ciudad: carnes, pescados, vinos, productos artesanales, todo tipo de souvenirs...además, se trata de una buena zona para comer, pues en sus inmediaciones encontramos todo tipo de restaurantes y cafeterías a ''precio local'' en los que degustar algunas de las especialidades de Oporto, como el bacalao, las ''francesinhas'' o las ''tripas a moda do Porto''.

 

                                                  

                                                Plaza de la Libertad                                                     Rua dos Clérigos

 

Caminando unos 10 minutos desde el Mercado, llegamos a la zona más monumental de la ciudad, en la que destaca la Plaza de la Libertad, ubicada en la Avenida de los Aliados, en la que se encuentra el edificio modernista del Ayuntamiento de Oporto o la estatua ecuestre del rey Pedro IV.

Desde esta plaza, centro neurálgico de Oporto, tenemos a un paso multitud de puntos de interés, como la Rúa dos Clérigos, en la que encontraremos la iglesia que, con el mismo nombre, presume de tener la torre más alta de Portugal, o la Iglesia de San Antonio dos Congregados, del siglo XVII y estilo barroco, considerada como una de las más bellas de la ciudad...pero el lugar del que guardo un especial recuerdo es de la Estación de trenes de Sao Bento, una de las más bonitas que he visitado.

Sin ser excesivamente grande, se trata de una Estación que a buen seguro no os dejará indiferentes...además de su fachada principal, lo que más llama la atención son los 20.000 azulejos que decoran su hall principal, en los que se representan algunos de los acontecimientos más importantes de la historia de Portugal...un lugar que sin duda merece la pena visitar.

 

                                                   

                                Iglesia Santo Antonio dos Congregados                                 Estación de Sao Bento

 

A 10 minutos caminando en dirección sur desde la Estación llegamos a uno de los lugares más visitados de la ciudad, su Catedral, construída entre los siglos XII y XIII en una mezcla de estilos románico, gótico y barroco.

Si bien el exterior resulta pintoresco, lo que más me gustó del templo fue su interior, donde sus imponentes columnas, altares y ornamentación crean un ambiente muy especial. Además de la propia Catedral, lo que más me gusta de esta zona es que desde ella, al estar en lo alto, se pueden apreciar algunas de las mejores vistas de la ciudad.

Desde la Plaza de la Catedral, y continuando el recorrido que nos marcan las escaleras ''das Verdades'' y ''do Barredo'', atravesaremos la zona con más encanto de Oporto, para llegar al tradicional barrio de Ribeira, repleto de pequeñas calles, restaurantes, y casas de colores cuya ropa tendida parece formar parte del decorado. Es aquí donde nos encontraremos con el río Duero y sus numerosos puentes, entre los que destaca el de Don Luis I, construído a finales del siglo XIX y actual símbolo de la ciudad.

 

                                                   

                                            Panorámica de la ciudad                               Río Duero y centro histórico de Oporto

 

Lo cierto es que Oporto es un destino muy recomendable para un par de días...gracias a las buenas comunicaciones que existen desde España , ya sea por avión a su recientemente renovado Aeropuerto Francisco Sá Carneiro, o por trenes y autobuses (existen rutas directas desde Madrid, Málaga, La Coruña...) llegar a la ciudad no nos supondrá ningún problema...además, para estancias más largas, tenemos la oportunidad de visitar las cercanas ciudades de Braga, Guimaraes (igualmente Patrimonio de la Humanidad) o pueblos de la región vitícola del Alto Duero, famosa por sus bodegas y paisajes de viñedos.

Tras dos días completos en Oporto, en los que recorrería gran parte de los atractivos de la ciudad, y un día dedicado a conocer las localidades más importantes de sus alrededores, llegaría en autobús a Valença do Minho, pueblo fronterizo con España, preparado para cruzar el río Miño, entrar en Galicia, y comenzar propiamente el Camino de Santiago...eso sí, con la satisfacción de haber disfrutado de una ciudad diferente, cercana, amable...de un lugar realmente especial!

Obrigado Porto!; )

                                             

 ©2017 Mis Rutas por el Mundo