Ruta París - Helsinki: Introducción.

A principios de 2012, comenzaría a preparar uno de los viajes más intensos que hasta día de hoy he podido realizar. En principio, la idea era visitar el corazón de Europa, zona prácticamente desconocida para mí, pues únicamente había visitado algunas regiones del sur de Francia y Alemania, dejando en el tintero países como Bélgica, Holanda o Luxemburgo, zonas que imaginaba tendrían un enorme encanto.

Pero sobre todo, quería experimentar la vida de grandes ciudades como París, Bruselas, Amsterdam..y especialmente Berlín, de la que tenía grandes referencias, y desde hacía años quería visitar...

Fue así como nació la idea de un viaje que finalmente me conduciría a través de 12 países, durante 35 días, a lo largo de más de 3.000 Km de carreteras..pues una vez planeada la llegada a Berlín, me era imposible resignarme a no continuar hasta la vecina Polonia, país del que guardaba un grato recuerdo..

Una vez aceptada la idea de visitar Polonia, el pensamiento de prolongar el viaje me seguía acechando, y tras darle vueltas al rumbo del mismo, decidí continuar hasta la vecina Lituania, y así visitar durante algo más de una semana los países bálticos, para una vez en Tallín, cruzar en barco a Helsinki, capital de Finlandia.

Tras llegar a Helsinki, comenzaría a planear la vuelta a casa. En principio me planteé la opción de viajar a Tampere, ciudad cercana a Helsinki, en la que podría adquirir un vuelo de bajo coste a Alicante...aunque la oferta de unos amigos suecos de volver a cruzar el Báltico para continuar mi viaje por Suecia y Noruega, disfrutando así del agradable verano escandinavo, fue demasiado tentadora, y por supuesto, imposible de rechazar.

 

 

De este modo, con una ruta más o menos definida, y dando algo de margen a la improvisación, algo fundamental en cualquier viaje, comenzaría a planear una ruta que desde el principio me resultaba apasionante. Para el alojamiento, recurriría a amigos que amablemente me alojarían en sus casas, así como de los ''Youth Hostel'' o albergues de juventud, que por precios muy económicos (en países del este incluso por 3-4€) ofrecen camas en habitaciones compartidas, siendo esta la forma perfecta de conocer a otros viajeros.

Para el transporte, compraría un billete de ida, a París, por unos 40€, y la vuelta, desde Oslo (Rygge) hasta Alicante, por otros 30€. El resto del viaje lo haría por tierra, utilizando medios de transporte locales, así como trenes de cercanías, autobuses, ferrys, o pequeños barcos, a excepción del trayecto en avión entre Tallín y Oslo, que volvería a realizar en avión, dado el bajísimo precio del billete, similar al que pagamos en Murcia por ir en autobús a La Manga ida y vuelta..

El tema de la comida era lo que menos me importaba, pues si bien para la primera parte del viaje (hasta la llegada a Berlín) recurriría principalmente a bocadillos y sopas de sobre, sabía que a partir de Polonia, los precios descenderían, y podría permitirme de vez en cuando el ''capricho'' de ir a un restaurante por unos 4-5€ el menú.

Por el tema de pasaportes, tampoco habría ningún inconveniente, dado que todos los países que planeaba visitar, se encontraban en la UE, no siendo necesaria la tramitación de ningún tipo de visado, por lo que podría acceder a todos ellos mediante el pasaporte o DNI.

El equipaje sería incluso más ligero que en viajes anteriores. En mi mochila llevaría únicamente lo imprescindible, para que su peso no superara los 6-7 kg, pudiendo así desplazarme con ella a cualquier parte. Ropa, un par de mudas, jabón para lavarla por el camino, útiles de aseo, y una carpeta para guardar documentos, billetes o reservas de albergues, además de alguna prenda de invierno para los días de lluvia..

Con todo preparado, me marcharía el día 5 de julio al aeropuerto de Alicante, no sin antes despedirme de todos aquellos a los que durante el viaje echaría de menos. Todo estaba listo...el avión con destino a París despegaría en pocos minutos, y ante mí, la mezcla de impaciencia e ilusión que me invade antes de comenzar cualquier viaje..

Próximo destino...París!


       

                                                                              Rumbo a París...comienza la aventura!

 

 ©2017 Mis Rutas por el Mundo