Viajar por el Cáucaso. Introducción

Tras mi enriquecedora experiencia en América del Norte, volvería a casa con un nuevo proyecto entre manos. Hay lugares del mundo que parecen no necesitar descripción..Londres, París, las playas del Caribe, la propia Nueva York..son sitios que incluso sin haber estado antes parecemos conocer, algunos nos evocan cultura, otros grandes edificios, playas de arena blanca o el lugar ideal en el que pasar unas vacaciones con gastos pagados..pero no era esa la intención de mi próximo viaje...

Si bien conocer estos lugares es algo recomendable..algo que todos debemos hacer antes o después..siempre me ha parecido necesario conocer aquellos destinos alejados de las guías turísticas, de los que prácticamente no existe información y que, paradojicamente, albergan una riqueza cultural y humana igual o más profunda que los demás...es en ellos donde aprendemos la verdadera esencia del ser humano, donde relativizamos nuestra escala de valores, y donde adquirimos experiencias que nos ayudan a entender a los demás, a aprender del mundo que nos rodea, y en definitiva, a conocernos mejor a nosotros mismos.

De esta forma entendí que, tras haber dedicado gran parte de los últimos 3 años de mi vida a conocer el mundo ''occidental'', debía ampliar mis horizontes hacia nuevas miras, nuevos objetivos, y Oriente me parecía la solución perfecta.

Fue en este momento cuando llegó la oportunidad que estaba buscando. Gracias al programa Youth in Action, encontré varias ofertas de voluntariados en Armenia, una oportunidad perfecta para visitar un país hasta el momento desconocido, e integrarme en una sociedad que aparentemente parecía muy diferente a la que estaba acostumbrado.

Siempre había tenido un enorme interés en Rusia, así como en la cultura Persa y en todo lo relacionado con la Ruta de la Seda, y Armenia parecía ser un cruce de caminos entre estas culturas, algo único en el mundo..además el país parecía tener una enorme personalidad, y una historia repleta de elementos por descubrir...era una oportunidad que no podía desaprovechar.

 

                                                        

 

De esta forma, la oferta de un proyecto de voluntariado se convertiría en el precedente de varios viajes por el Cáucaso a lo largo de 2013. Una región que espero no dejar nunca de visitar. Es complicado hacer un resumen de la larga, intensa y en ocasiones muy complicada historia de la región, pues probablemente estemos ante la más diversa del mundo, tanto en el plano étnico, como lingüístico, religioso y cultural.

Hablar del Cáucaso es hacerlo de la frontera natural entre Europa y Asia, ubicada entre el Mar Negro y el Caspio, comprende los territorios de Georgia, Armenia, y Azerbaijan, además del noreste de Turquía y el sur de Rusia. Para comprender algo mejor la realidad cultural del Cáucaso hemos de tener en cuenta la influencia de sus dos religiones más influyentes, la musulmana, mayoritaria en Azerbaijan, Turquía y sur de Rusia, y la cristiana, mayoritaria en Georgia y Armenia, país que además sería el primero del mundo en declararla oficial.

Desde el punto de vista histórico, la zona ha sido muy influenciada por algunos de los imperios más poderosos del mundo..el griego, romano..y más recientemente el turco, persa y ruso, sucedido por la Unión Soviética..algo que da muestra del mérito de mantener viva su cultura a lo largo del tiempo a pesar de las injerencias extranjeras. Fue precisamente la descomposición de la URSS la que dió lugar a la mayor parte de conflictos de carácter territorial que afectan hasta día de hoy a la región, a destacar estos tres:

- El conflicto existente entre Rusia y las repúblicas de Chechenia, Dagestán, Osetia del Norte, Ingusetia, Kabardino-Balkaria, Karacháyevo-Cherkesia y Adiguesia por su deseo de independencia del resto de la Federación Rusa.

- Los conflictos entre Georgia y las regiones independentistas de Abjasia y Osetia del sur.

- El enfrentamiento entre Armenia y Azerbaijan por el territorio de Nagorno karabaj.

A pesar de ello, si algo destaca de esta zona del mundo es la hospitalidad y amabilidad de la gente. Desde mi llegada a Armenia, y durante el transcurso de mis viajes por el país, así como en Georgia, no tuve en ningún momento sensación de inseguridad, pues evitando las zonas de conflicto, la normalidad es prácticamente total..paseando por Yereván o Tbilisi, la sensación de seguridad es mucho mayor que en la mayoría de capitales occidentales, y en las zonas rurales, elementos como el robo o la picaresca hacia el extranjero, apenas existen. El todavía escaso número de turistas hace que, probablemente, el visitante extranjero no sea visto como un portador de dólares, euros o yenes, sino como un huésped que desea interesarse por una zona del mundo desconocida para el ''gran público''.

Mi experiencia en Armenia es la de alguien que, sin conocer prácticamente nada acerca del país, decide introducirse en un mundo completamente nuevo, considerándolo apenas unos meses después como su segunda casa, gracias a los grandes amigos y experiencias inolvidables que en él ha vivido.

Esta es la introducción de una serie de artículos con los que pretendo dar unas pequeñas muestras de la realidad del Cáucaso en general y de Armenia en particular, más que como un diario de viajes, como una pequeña guía hecha ''desde dentro'', con ayuda de habitantes locales, así como una recolección de datos de interés que nos ayuden a preparar un viaje por una zona del mundo muy especial.

Próximamente hablaremos sobre Armenia, cómo llegar, visados, moneda, tipo de cambio, idioma..

De momento.. Բարի գալուստ Հայաստան!