Viaje a Berlín, uno de los centros culturales más importantes de Europa

Continuamos la sección dedicada a viajes de fin de semana con una de las ciudades que más me ha cautivado a lo largo de mis viajes por Europa: Berlín. Hablar de la capital alemana es hacerlo no sólo de una gran ciudad, sino también de uno de los centros históricos y culturales más importantes del viejo continente, con una oferta de ocio difícil de superar, y una diversidad propia de una ciudad joven, cosmopolita y llena de alicientes para el viajero.

Con una población cercana a los 3,5 millones de habitantes, Berlín es, además de la capital, la ciudad más poblada de Alemania, y desde su fundación a mediados del siglo XIII ha jugado un papel decisivo en la historia del país, siendo sucesivamente capital de Prusia, de la República de Weimar, del Tercer Reich, de la República Democrática Alemana (Alemania Oriental), y de la actual República Federal de Alemania, constituída tras la caída del muro y posterior unificación del país. Pero Berlín no sólo destaca en el plano histórico..su importante oferta de museos, galerías de arte, actividades y lugares de ocio hacen que sea un lugar atractivo para cualquier tipo de visitante..Berlín tiene mucho que ofrecer, y a unas 3 horas en avión desde España, puede resultar el destino perfecto para una escapada de fin de semana...pero, ¿cómo hacerlo? ¿cómo preparar el viaje por nuestra cuenta?.

 

                                                             

                                                           Puerta de Brandenburgo, uno de los símbolos de la ciudad

 

  • ¿Cuándo viajar a Berlín?

Cualquier época es buena para viajar a una ciudad como Berlín, sin embargo, considero que el verano es la mejor opción, pues desde principios de junio a finales de agosto la temperatura media suele rondar los 20º-25º, superándose rara vez los 30º, lo que ayudará a que disfrutemos de la ciudad sin el agobiante calor veraniego más típico del sur de Europa.

  • ¿Cómo hacerlo?

Berlín, al igual que el resto de Alemania, no presenta ninguna dificultad a la hora de plantearnos organizar un viaje por nuestra cuenta. Desde España, podemos encontrar algunas aerolíneas de bajo coste que operan con la capital alemana, como Easyjet o Vueling, así como multitud de ofertas de compañías como AirBerlin, Germanwings, Swiss o Lufthansa. El precio medio de un vuelo a Berlín, comprado con algo de antelación, se encuentra entre los 90 y 150 euros ida y vuelta.

Para viajar a Berlín, también debemos de tener en cuenta el tren, pues dada su ubicación geográfica y las buenas comunicaciones que posee, la ciudad es un destino habitual en muchas rutas de Interrail, y en caso de disponer del tiempo suficiente, puede ser muy recomendable enlazar nuestro viaje a Berlín con la visita de otras capitales europeas como Amsterdam, Copenhague, Praga o Varsovia. Para consultar precios y horarios, lo mejor es dirigirse a la propia web de DB Bahn, la empresa nacional ferroviaria de Alemania, en la que podemos reservar y comprar nuestros propios billetes.

En cuanto a la documentación, únicamente es necesario nuestro DNI o pasaporte en vigor, y en caso de necesitar asistencia médica, esta será gratuíta con la targeta sanitaria europea. El idioma no debe resultar un problema, pues en caso de no hablar alemán, un porcentaje elevado de la población habla inglés, en especial la gente que se dedica a sectores relacionados con el turismo: tiendas, museos, restaurantes....además es una ciudad abierta, tolerante y cosmopolita, por lo que la gente tratará de ayudaros siempre que lo necesitéis.

Por lo general Berlín, incluyendo las zonas más turísticas, es una ciudad muy segura, por la que podemos pasear con tranquilidad a cualquier hora del día. No obstante es recomendable mantener las precauciones mínimas que tendríamos en toda gran ciudad europea, si bien el porcentaje de robos, asaltos o cualquier tipo de inconveniente es mínimo.

  • Alojamientos

Berlín cuenta con una oferta muy amplia de alojamientos, y accesible para todo tipo de bolsillos, pues al contrario de lo que pueda parecer, alojarse en el centro de Berlín puede resultar más económico que hacerlo en muchas capitales europeas. La opción más accesible en cuanto al precio es la de los hostels o albergues, muy comunes en la zona del Berlín este, en los que podemos encontrar camas en habitaciones compartidas por 10-15€ la noche. Otra buena opción, especialmente si tenemos en cuenta la relación calidad - precio, es alquilar apartamentos en Berlín por días, siendo los hoteles la opción más cara aunque también abordable, estando el precio medio de las habitaciones individuales estándar entre los 60 y 100€ la noche.

  • Transportes

En cuanto al transporte público, el metro, con 10 líneas y 173 estaciones, es la mejor forma de circular por la ciudad. El precio del billete sencillo es de 2,40€, siendo el del billete reducido (válido para 3 estaciones de metro o 6 de autobús) de 1,40€. También existe la posibilidad de adquirir un bono diario por 6,50€, o un bono semanal por 28€.

  • Comidas

Comer en Berlín es algo relativamente económico. Como en toda gran capital, podemos encontrar algunos de los restaurantes más caros del país, aunque también son muchas las opciones de degustar la gastronomía alemana a precios muy accesibles. Hay una gran cantidad de puestos de comida rápida, en los que por poco más de 2€ podemos probar las tradicionales salchichas alemanas, como la Bockwurst o la Currywurst, acompañadas de diferentes salsas, así como las Fritten rot o patatas fritas, o el Eisbein, consistente en codillo de cerdo con una guarnición de verduras.

Del mismo modo, Berlín es una ciudad multicultural, por lo que es fácil encontrar restaurantes turcos, presentes a lo largo de prácticamente toda la ciudad, italianos e incluso españoles. En cualquier caso, la comida no es un problema, pues la oferta es amplia y muy accesible.

 

           

                                                 Torre de televisión de Berlín                               Catedral de Berlín

 

  • ¿Dónde ir? 10 visitas imprescindibles en Berlín

 

Puerta de Brandenburgo: Ubicada en la Parisier Platz, la Puerta de Brandenburgo es, desde su inauguración en 1791, uno de los símbolos no sólo de Berlín, sino de toda Alemania. Construída con el propósito de ser una de las puertas de entrada a la ciudad, lo cierto es que se trata de un lugar especial, su luz, energía y gran número de visitantes, hacen que sea considerada como el centro neurálgico de la ciudad. Visita imprescindible.

 

Torre de Televisión: Ubicada en Alexanderplatz, es con 368 metros la estructura más alta de Alemania. Fue construída en 1969 como símbolo del poder del Berlín Oriental hacia el mundo capitalista, y lo cierto es que es un lugar que impresiona, pudiendo contemplarse desde el restaurante giratorio de su cúpula algunas de las mejores vistas de la ciudad. El precio de la entrada es de 12€, siendo recomendable acudir a primera hora (abre a las 9:00 de la mañana de marzo a octubre y a las 10:00 de noviembre a febrero) para evitar las colas que a su entrada pueden llegar a formarse.

 

Reichstag: Ubicado a escasos metros de la Puerta de Brandenburgo y de la Parisier Platz, el edificio del Reichstag, actual sede del Bundestag o Parlamento alemán, es una de las visitas más características de la ciudad. Se trata de un edificio en el que nos llamará la atención la nueva cúpula de cristal diseñada por el célebre arquitecto Norman Foster. La visita es gratuíta, sin embargo es necesario realizar una reserva con antelación, para lo cual podemos usar la propia web del Parlamento.

 

Muro de Berlín: A pesar de su caída el 9 de noviembre de 1989, todavía hoy pueden verse algunos de los restos de la estructura que dividiría las dos alemanias durante casi 30 años. El mejor punto para hacerlo es a lo largo de la East Side Gallery, en la que se conserva más de 1 kilómetro de muro, y en la que varios artistas han plasmado diversas obras de artes expresando algunos de los sucesos que a lo largo de él acontecieron.

 

Monumento al Holocausto: Ubicado a unos 300 metros de la Puerta de Brandenburgo, el Monumento al Holocausto consiste en una superficie con 2711 bloques de hormigón de diferentes alturas, cuya misión es trasladar al visitante que las recorre la sensación de agobio, incomodidad y confusión propias de uno de los momentos más grises de la historia. Un lugar que merece la pena visitar, y en el que reflexionar.

 

Catedral de Berlín: Construída en 1905 y restaurada tras los bombardeos sufridos durante la 2º Guerra Mundial, el Berliner Dom es uno de los edificios religiosos más representativos de la capital alemana. Residencia del obispo metropolitano de Berlín, el edificio sorprende por su cúpula, a la que es posible acceder, y desde la que podréis disfrutar de unas vistas fantásticas del centro de la ciudad.

 

Isla de los Museos: Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, esta pequeña isla ubicada en el Río Spree alberga algunos de los museos más importantes del país, como el Museo de Pérgamo, el Museo Antiguo, o el Bode. Una visita imprescindible para los amantes del arte, que sin duda disfrutarán de un entorno especial.

 

Checkpoint Charlie: Antiguo paso y puesto fronterizo durante la época de la Guerra fría entre el Berlín este y oeste, el Checkpoint Charlie es uno de los puntos más peculiares de la ciudad. La réplica del cartel en el que advierten al paseante que está abandonando el sector ruso o americano, las banderas, o las fotografías de soldados con las vestimentas de los ejércitos allí presentes, nos hacen retroceder varias décadas en el tiempo. Un lugar curioso para visitar.

 

Palacio Charlottenburg: Ubicado algo más a las afueras del centro de Berlín, la visita a este precioso Palacio de estilo Barroco supone la ocasión perfecta para perdernos por sus parques, y disfrutar de una forma relajada de parte del Berlín del siglo XVIII.

 

Estadio Olímpico: Sede de los célebres Juegos Olímpicos de Berlín en 1936, el Olympiastadion es uno de los recintos deportivos más característicos de Alemania. Con capacidad para algo más de 76.000 espectadores, y actual sede del equipo de equipo de fútbol del Herta de Berlín, sus alrededores son aprovechados por los berlineses para caminar o practicar diversas actividades deportivas. Un lugar distinto, que los aficionados al deporte disfrutarán al visitar.

 

            

                                              Reichstag, Parlamento alemán                      Monumento al Holocausto

 

  • ¿Qué hacer? 5 Actividades para disfrutar algo más de Berlín

 

Disfruta de los parques de la ciudad: Berlín también es una ciudad verde, y muestra de ello son sus numerosos parques y jardines, de los cuales miles de berlineses disfrutan cada día. El más representativo de la ciudad es el Tiergarten, ubicado en el centro de la ciudad, que nos permitirá relajarnos y disfrutar de la naturaleza lejos del ambiente propio de la ciudad.

 

Recorre Berlín en bici: Una forma muy recomendable de conocer Berlín es hacerlo en bicicleta, algo cómodo teniendo en cuenta las facilidades tanto para alquilar como para circular con ellas por las amplias calles de la capital alemana.

 

Experimenta su animada vida nocturna: Berlín es una ciudad joven, divertida, alternativa..y eso se traslada a su animada vida nocturna. Disfruta de la oferta de ocio que ofrece la noche de Berlín, en la que podrás encontrar todo tipo de ambientes, y disfrutar de algunos de los mejores clubs, discotecas, cabarets, o locales con música en directo de toda Europa.

 

Realiza tus compras en la ciudad: Disfruta tanto de los centros comerciales del centro de la ciudad, como los de Potsdamer o Alexanderplatz, como de los pequeños mercadillos de arte, numismática o antigüedades que ofrece Berlín, una forma diferente de integrarnos con los berlineses y descubrir algo más del carácter y sabor de la ciudad.

 

Visita los túneles y búnkeres de Berlín: Para los apasionados de la historia relacionada con la 2ª Guerra Mundial o la Guerra Fría, gracias a la asociación ''Berliner Unterwelten'' existe la posibilidad de recorrer parte del amplio entramado de búnkeres y pasadizos subterráneos existentes en la ciudad. Una actividad muy recomendable para ''vivir'' algo más de cerca una parte de la historia de la ciudad.

 

            

                                                 Muro en el East Side Gallery            Checkpoint Charlie, sector americano

 

Berlín es una ciudad especial, diferente...un lugar en el que se respira historia en cada avenida, a cada paso..y en el que sean cuales sean tus objetivos, encontrarás un motivo para volver. Espero que esta pequeña guía de Berlín pueda acercaros en cierta medida a la capital alemana, y os ayude a disfrutar de una ciudad a la que echo de menos desde el día en el que me marché de ella..

..bis nachher Berlin!

 

 ©2017 Mis Rutas por el Mundo