Viaje a Turquía: Estambúl (I) y Capadocia

El mes de abril de 2012 me depararía una sorpresa viajera inolvidable. Gracias a la Universidad de Murcia, y al programa europeo Juventud en Acción, tendría la oportunidad de participar en un encuentro juvenil, junto a miembros de otros 15 países, en la ciudad de Nevsehir, ubicada en la región de Anatolia Central, Turquía.

Las condiciones del viaje eran de lo más favorables, pues la organización se hacía cargo del 70% de los gastos de transporte, y de la totalidad de gastos de alojamiento y manutención. A cambio, debía hacer junto con María y Helena, mis compañeras de viaje, una presentación sobre España, y dar a conocer las actividades que la Universidad de Murcia realiza en el área de relaciones internacionales, además de participar en diversos actos organizados por el gobierno y la policía del lugar.

Turquía es un país que siempre había querido conocer, pues su ubicación entre Europa y Asia hace que sea no sólo sea un cruce de caminos, sino también un lugar lleno de contrastes, olores, sabores y costumbres muy distintas a las que estamos acostumbrados en la Europa occidental.

 

           

                                                  Santa Sofía, Estambul                                 Frente a la Mezquita Azul

 

Durante el viaje, de algo más de una semana de duración, volaría desde Madrid a Estambul, para una vez allí tomar, vía Ankara, un autobús a Nevsehir, lugar en el que transcurriría la mayor parte de mi estancia en Turquía. Una vez en Nevsehir, podría desplazarme a conocer diversos lugares de la región, así como participar en varias excursiones que la organización nos había programado.

Sin tiempo para asimilar la inmediatez del viaje, aterrizaría sobre las 5 de la tarde en el Aeropuerto Internacional de Atatürk, donde obtendríamos por 15 euros nuestro visado de entrada al país otomano. Para la obtención del visado turco, a diferencia de otros, no es necesaria la realización de trámites burocráticos ni visitas a embajadas, pues podemos obtenerlo a la llegar al país pagando la tasa correspondiente.

Una vez sellados nuestros pasaportes, contactaríamos con uno de los miembros de la organización para tomar el autobús que, durante 14 horas, nos conduciría a Nevsehir. Viajar en autobús por Turquía resultaría mucho más cómodo de lo que hubiera podido imaginar, pues los autobuses suelen estar en muy buenas condiciones, y en los viajes de larga duración hay azafatos que ofrecen café y té gratuito. Además, con cierta frecuencia los conductores hacen paradas en bazares, ubicados a lo largo del camino, en los que se pueden encontrar productos de lo más variopintos.

 

           

                                            Bazar entre Estambul y Ankara                           Panorámica de Nevsehir

 

Nevsehir, con cerca de 80.000 habitantes, es una de las ciudades más importantes de la región de Capadoccia. Caminando por sus calles uno tiene la sensación de estar en la Turquía profunda, pues a pesar de lo turístico de la zona apenas se ven extranjeros, a pesar de ser un buen punto de partida para conocer los atractivos del resto de la región.

Al viajar a Turquía el idioma no resulta un problema, pues los habitantes del país suelen ser de lo más hospitalarios, especialmente en los pueblos, y aunque no dominen el inglés, siempre tratarán de hacerse entender con el visitante mediante un gesto o una sonrisa. La moneda es la Lira turca, y el cambio aproximado suele ser 1€ = 2Liras. A la hora de comprar el regateo es una obligación, pues los vendedores cuentan con ello y siempre tratarán de ofrecer sus productos a un precio que ronda el triple del verdadero precio de mercado.

Una de las curiosidades que apreciaría en todo el país sería la importancia de la figura de Atatürk, fundador y primer presidente de la República de Turquía, pues su foto, así como retratos, cuadros o esculturas están presentes en casi cualquier lugar. En cuanto a la religión, Turquía es un país laico, aunque el 98% de sus habitantes son musulmanes, lo cual podréis percibir en gran cantidad de tradiciones y costumbres de la población.

 

              

                                         Mezquita a las afueras de Nevsehir        10 Liras turcas, aproximadamente 5 euros

 

Durante los primeros días de estancia en Turquía, conocería en profundidad la ciudad de Nevsehir, pues visitaría varias de sus mezquitas, recorrería sus calles principales, y me perdería por algunos barrios de las afueras, al tiempo que participaba en las distintas charlas y actividades programadas por la organización.

Los días siguientes los dedicaría a recorrer, junto con el resto de mis compañeros, algunos de los lugares de mayor interés de la región, antes de volver a Estambul para visitar la ciudad antes de tomar el vuelo de vuelta.

Sin duda la primera toma de contacto con el país otomano había sido muy positiva, aunque sin duda, lo mejor estaba por llegar...

 

 ©2017 Mis Rutas por el Mundo