Vuelta a casa!!! 10 imágenes que resumen mi viaje a Japón

Primer post del año!! y es que tras haber despedido 2014 y dar comienzo a este 2015 en Japón, toca volver a casa, pero con la certeza de haber vivido una experiencia única, increíble...en uno de los países más apasionantes del mundo...tradición, modernidad....pueblos en los que el tiempo parece haberse detenido siglos atrás junto a ciudades futuristas repletas de rascacielos, tecnología...templos milenarios ubicados a pocos metros de centros comerciales en los que es posible encontrar prácticamente cualquier cosa...y sobre todo una sociedad en la que la organización es la protagonista, con una población tremendamente amable, respetuosa, educada...en definitiva, todos los ingredientes para vivir un viaje especial, diferente a los demás...

Durante los próximos días y semanas trataré de compartir con vosotros toda la información posible para preparar un viaje por el país, haré algunas reflexiones sobre las muchas cosas que me han gustado y las pocas que no, cómo organizarnos, movernos por el país, qué transporte utilizar, dónde comer...pero antes, quiero dejaros 10 de las imágenes que, de una u otra forma, mejor cuentan algunos de los mejores momentos que he tenido la oportunidad de vivir en este viaje, 10 momentos que, de una u otra forma, estoy seguro de que no voy a olvidar...

 

                                                   1.   Templo Sensoji, en el barrio de Asakusa, Tokyo

                                               . 

Asakusa fue el primer barrio que tuve la oportunidad de visitar en Tokyo, y a la postre, uno de los que más me gustó! el Templo Sensoji, la puerta de Kaminarimon o la calle de Nakamise Dori, repleta de pequeñas tiendas con todo tipo de productos son un buen ejemplo del Tokyo más auténtico y tradicional...y un lugar difícil de olvidar!

 

                                                                    2.    Palacio Imperial de Tokyo

                                                

Pocos paseos en Tokyo son tan agradables como el que podemos dar por los jardines y alrededores del Palacio Imperial, ubicado en el barrio de Chiyoda, en pleno centro de la capital. Parques, pequeños lagos, dependencias de la muralla, o puentes como el Nijubashi hacen de esta una visita obligada, más aun si nuestro viaje coincide en 23 de diciembre (cumpleaños del Emperador) o el 2 de enero, únicos días del año en los que también podremos visitar el interior del Palacio.

 

                                                                    3.     Cruce de Shibuya, Tokyo

                                                 

El barrio de Shibuya es el corazón...el centro neurálgico de Tokyo...y el lugar en el que además de rascacielos, centros comerciales, luces de neón o la estatua del carismático Hachiko, se encuentra uno de los símbolos de la ciudad..el paso de peatones más transitado del mundo...un lugar difícil de describir con palabras, con una energía única...y al que algún día espero volver..

 

                                                  4.    Vistas de Yokohama desde la Torre Landmark

                                               

En Yokohama, además de una agradable zona de puerto o el barrio chino más grande de Japón, encontramos la Torre Landmark, el edificio más alto del país. En él es posible ascender hasta su piso 69, desde el que disfrutaremos de una vista de 360º en la que, además de la inmensidad de Yokohama, es posible divisar Tokyo, la costa del Pacífico o el mismo Monte Fuji...el broche de oro a cualquier visita a la segunda ciudad más importante de la isla.

 

                                            5.  Junto al Shinkansen, tras el trayecto Tokyo - Kyoto

                                             

Montar en el tren bala o shinkansen era una de esas experiencias viajeras que quería vivir antes o después...velocidades que superan los 300Km/h, un diseño y una estética futuristas, la comodidad de recorrer los casi 600Km que separan Tokyo de Kyoto en poco más de 2 horas, y la espectacularidad de paisajes como el que protagoniza el Monte Fuji durante buena parte del recorrido, hacen de este un medio de transporte único en el mundo...una vivencia muy recomendable para todo el que viaje a Japón.

 

                                      6.  Chicas utilizando el Kimono, vestido tradicional japonés

                                           

Kyoto es una ciudad increíble...historia, cultura, templos...y sobre todo tradición. Tras pasar uno de los finales de año más especiales que recuerdo, saldría a pasear el día de Año Nuevo con la sorpresa de que, muchos jóvenes, daban la bienvenida al 2015 visitando monasterios, como el de Yasaka o el de Heian Jingu, utilizando el Kimono, el vestido tradicional japonés. Siempre me han gustado los países que, sin dejar a un lado el avance y el progreso, cuidan de sus tradiciones, y en esto Japón, como en tantas otras cosas, es un ejemplo para el resto del mundo.

 

                                               7.   Día de año nuevo en el Santuario de Yasaka

                                          

El mismo día de Año Nuevo, pero llegado el atardecer, viviría uno de los momentos más especiales del año, y es que si la ciudad Kyoto ya es bonita de por sí, nevada resulta espectacular....varias horas de nevadas tiñeron la ciudad de blanco para los próximos días, haciendo de cada parque, de cada templo...un lugar digno de postal...temperaturas bajo cero, viento, hielo...daba igual, todo merecía la pena por vivir en aquel entorno tan especial...

 

                                        8.   En la ciudad de Nara, Patrimonio de la Humanidad

                                         

Nara es otra de las joyas de Japón....ubicada a mitad de camino entre Kyoto y Osaka, esta ciudad de algo más de 300.000 habitantes es uno de los destinos más visitados del país...su entorno natural, templos declarados Patrimonio de la Humanidad....o ciervos que, como cualquier otro paseante, campan a sus anchas por los parques de la ciudad, hacen de esta una visita imprescindible en la región de Kansai.

 

                                                           9.     En el Castillo de Himeji-jo

                                         

Desde Osaka tendría la oportunidad de visitar las ciudades de Kobe e Himeji. En esta última se encuentra uno de los castillos más visitados de todo Japón, el de Himeji-Jo, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1993...una de las construcciones más especiales que he tenido la oportunidad de visitar...y es que más allá de sus 700 años de historia, estética o simbología, tanto el Castillo como sus alrededores tienen un algo capaz de abstraernos, de trasladarnos a otra época...un lugar que realmente parece sacado de un cuento.

 

                                                 10.     Frente a la Torre Tsutenkaku, Osaka

                                        

Si Tokyo impresiona por sus dimensiones y Kyoto enamora por su belleza...Osaka representa el lado más vibrante, divertido y canalla de Japón...sus luces de neón, centros comerciales, pequeños restaurantes, zonas de fiesta y sobre todo, el carácter animado y extrovertido de su gente hacen de esta una ciudad que no te puedes perder! Barrios como Dotonbori, Namba o Shinsekai, pusieron el broche perfecto a un viaje difícil de olvidar...

 

 ©2017 Mis Rutas por el Mundo