Yerevan, descubre la capital armenia.

Continuamos nuestro recorrido por el Cáucaso para hablar de una ciudad tan antigua como desconocida, Yerevan. Ubicada a orillas del río Hrazdan, y en las proximidades de la llanura oriental del Monte Ararat, Yerevan es, con una población cercana a los 1,2 millones de habitantes, capital de Armenia, así como el centro económico, histórico y cultural del país. El origen de la ciudad se remonta al siglo VIII a.C, en el que fue construída la por aquel entonces conocida como fortaleza de Erebuni, una de las principales ciudades del reino de Urartu. Desde entonces, la ciudad ha sido disputa de numerosos reinos y civilizaciones, como romanos, persas, partos, otomanos, o más recientemente soviéticos, algo que junto a su ubicación geográfica, en un verdadero cruce de caminos, ha permitido a Yereván conservar múltiples huellas de los distintos pueblos que durante siglos han transcurrido por ella.

En la actualidad, Yereván representa el renacer de Armenia tras su independencia de la URSS y la posterior crisis económica sufrida por el país a mediados de los años 90, pues a día de hoy, se trata de una ciudad joven, en expansión, alegre, dinámica y con una de las mejores ofertas culturales de toda la región caucásica.

Personalmente, encuentro la ciudad como un verdadero diamante en bruto para el viajero, pues a pesar de las recientes obras en infraestructuras o en materia de transportes, algo que ha hecho de Yerevan una ciudad accesible, esta no ha sido aún explotada turísticamente, por lo que visitarla se convierte en entrar de lleno en la cultura armenia, y vivir de primera mano las tradiciones de una sociedad ubicada a mitad de camino entre oriente y occidente..resultando un lugar auténtico, exento de los vicios que en ocasiones pueden tener otros destinos más comercializados.

 

                   

                                                Museo de Historia de Armenia           Plaza de la República, centro de Yerevan

 

Mi primera visita a Yerevan se remontaría a primeros de abril, cuando llegaría al Aeropuerto de Zvartnots procedente de Madrid, previa escala en Praga, dada la inexistencia de vuelos directos entre España y Armenia. En aquel momento, poco o nada sabía sobre la ciudad, mas allá de que se trataba de la capital de una antigua república soviética..pero había dos elementos que me llamaban poderosamente la atención. El primero de todos consistía en su historia, y es que Yereván es considerada como una de las ciudades, y por ende capitales, más antiguas del mundo, y sólo el pensar en pasear por un lugar con más de 2700 años de historia me hacía imaginar la cantidad de lugares únicos que podía visitar..iglesias, monasterios, museos, mercados..

El segundo consistía en su ubicación geográfica..pues la ciudad se encuentra a escasos kilómetros de uno de los montes más legendarios del mundo, el Ararat, que podía divisarse durante los días despejados desde algunos puntos de la ciudad. Además otros lugares que desde siempre había considerado tan innaccesibles o alejados, parecían estar a tiro de piedra, como Irán, a poco más de 200Km, Rusia o Irak, a alrededor de 300Km, la vecina Tbilisi a 170Km, o Bakú y el Mar Caspio, a tan sólo 400Km...cuando pensaba en aquella circunstancia no podía mas que considerarme afortunado y desear que el viaje se prolongara indefinidamente para conocer todos y cada uno de aquellos lugares!

Desde el aeropuerto de Yereván se puede llegar al centro de la ciudad en autobús, mediante las líneas 107, 108 y 201, aunque la mayoría de vuelos que provienen de Europa suelen llegar durante la noche, por lo que es probable que tengamos que decantarnos por coger un taxi. No obstante, los taxis en Armenia son económicos, y los taxistas honrados, por lo que negociando el precio del viaje con antelación (alrededor de 7€ por 10Km) no debemos encontrarnos con ningún problema.

La primera impresión de la ciudad no es la más positiva. El camino que une el aeropuerto con el centro de la ciudad está repleto de casinos, discotecas, y locales de dudosa reputación..una especie de ''Las Vegas'' al estilo soviético..sin embargo, al aproximarnos al centro de la ciudad el paisaje empieza a cambiar, y los casinos ceden su lugar a amplias avenidas con edificios históricos, monasterios, pequeñas tiendas y galerías de arte.

 

                   

                                                  Calle del centro de Yerevan                 El ajedrez, muy presente en Armenia

 

Sin duda, el centro neurálgico de Yerevan se encuentra en la Plaza de la República, una de las más bellas que he visitado. En ella se encuentran algunos de los edificios más representativos de la ciudad, como el Museo de Historia de Armenia, la Galería Nacional, el Ministerio de Asuntos Exteriores, la Oficina de Correos, el lujoso Hotel Marriot o la Casa del Gobierno, además de la peculiar Torre del Reloj, uno de los símbolos de la capital.. Quizás no sea un lugar ''espectacular'' y tampoco posea el glamour de otras grandes plazas del mundo, sin embargo, en ella se vive una atmósfera especial. Su estructura, vista desde el aire, al igual que muchos de sus adoquines, tratan de imitar las características alfombras armenias en señal de bienvenida hacia el visitante, y las numerosas fuentes que bordean la misma, trazan diversas figuras de agua que por la noche son iluminadas con vivos colores, haciendo de la plaza no sólo un lugar de paso, sino el punto de reunión favorito para muchos de los habitantes de la ciudad.

Desde la Plaza de la República, podemos continuar nuestro camino por la Avenida Norte, una de las más importantes de Yerevan, repleta de comercios de todo tipo, hasta la Plaza de la Libertad, en la que se encuentra uno de los edificios más representativos de la ciudad, el Teatro de la Ópera, diseñada por el arquitecto ruso-armenio Alexander Tamanian.

Otro de los lugares más característicos de Yerevan es la recientemente construída Catedral de San Gregorio el Iluminador, templo de mayor importancia en la iglesia apostólica armenia, a pesar de que esta posea su sede principal en la ciudad de Echmiadzin. Su construcción, con motivo del 1700 aniversario de la proclamación del cristianismo como religión oficial del país, data del año 2001. Tanto por sus medidas, solemnidad y decoración del interior, es un lugar de obligada visita durante nuestro recorrido por la ciudad.

 

                   

                                                        Plaza del Cine Moskva                           Estatua en la Calle Abovyan

 

Uno de los lugares más curiosos de visitar durante nuestra visita a Yerevan es el monumento de La Cascada. Situado en pleno centro de la ciudad, a escasos metros del Teatro de la Ópera, este monumento consiste en una enorme escalinata de marmol blanco ubicada sobre una colina, desde la cual no sólo pueden divisarse algunas de las mejores vistas de la ciudad, sino también, si la climatología lo permite, el majestuoso Monte Ararat. Aunque la subida pueda ser dura, el resultado a buen seguro merecerá la pena, pues podremos gozar de unas vistas espectaculares.

Algo más alejado del centro, pero de gran importancia para la sociedad armenia, es el complejo de Tsitsernakaberd, un conjunto de monumentos construídos en honor a las víctimas del genocidio que causaría cerca de 2 millones de víctimas entre los años 1915 y 1922. En la misma zona podemos encontrar el Museo del Genocidio, en el que podremos aprender algo más sobre uno de los capitulos más tristes de la historia del país.

Otro de los lugares que merece la pena visitar en la capital armenia es la llamada Mezquita Azul, única que actualmente permanece activa en la ciudad. Construída por los persas en el siglo XVIII, fue reconvertida a museo durante los tiempos de la Unión Soviética, hasta que a finales de los años 80, volvería a dar servicio a la comunidad musulmana de Yerevan.

 

                  

                                       Indicaciones en la Plaza de la República             Torre de Televisión de Yerevan

 

Pasear por Yerevan resulta muy agradable. Por lo general, la ciudad es limpia, segura..y su día a día resulta económico para el bolsillo del visitante occidental...tomar una cerveza, comer en un restaurante, o utilizar el transporte público puede llegar a ser hasta 3 veces más económico que en cualquier capital europea...además, Yerevan es una ciudad muy verde, y resulta sencillo encontrar parques y jardines con espectáculos musicales, exposiciones, mercados o terrazas al aire libre, siendo una ciudad cómoda, en la que las distancias entre sus principales atracciones resultan fácilmente accesibles a pie.

En cuanto al clima, exceptuando el periodo de tiempo comprendido entre finales de noviembre y comienzos de marzo, en el que las temperaturas suelen situarse por debajo de 0º, suele ser agradable durante la primavera y el otoño, con unas temperaturas de entre 15-20º, a excepción de los calurosos julio y agosto en los que estas se sitúan por encima de los 30º.

Yerevan es un destino que a buen seguro no os defraudará...son muchos los recuerdos positivos que tengo de esta ciudad tan abierta, curiosa, única y diferente..su gente, gastronomía, lugares de interes, jardines...a qué esperáis para visitarla?; )

մնաք բարով!

 

 ©2017 Mis Rutas por el Mundo