10 cosas que (quizás) no sabías de Dubai

¡Hola viajeros! tras un mes repleto de cambios, ha llegado el momento de daros algunas noticias, empezando por la más importante...y es que ya no vivo en Dubai! Han sido casi 3 años repletos de experiencias de todo tipo y momentos para el recuerdo, pero era el momento de cambiar el rumbo y comenzar nuevos proyectos.

Dubai es un lugar muy peculiar...una ciudad en la que conviven todo tipo de culturas, con un ritmo muy particular y en la que, ya sea como turista o residente, puede ser interesante pasar una temporada...pero el estar a más de 8 horas de vuelo de casa y su ideosincrasia, sin duda muy particular, hacen que sea un destino con fecha de caducidad, y la mia había llegado ya.

Sin embargo, esto no es sino el comienzo de una serie de artículos sobre la ciudad, con el fin de poder ayudar a todos los que de alguna manera estéis pensando en ir a vivir allí...en muchos aspectos, Dubai no tiene nada que ver con los documentales, programas de TV, artículos o información que podemos encontrar desde el exterior....y para empezar, voy a contaros 10 de las cosas que, probablemente, no sabéis sobre Dubai.

 

               

                                                                                                 Tienda de lámparas en el Zoco de Dubai

 

Más del 50% de la población es india
 
Aunque suele ser conocido que en torno al 80% de la población de Dubai es extranjera, lo cierto es que la mayor parte de estos expatriados provienen del subcontinente indio. Si al 50% de población india que habita Dubai le añadimos los nacionales de países como Pakistán o Bangladesh nos encontramos con más del 70% de los dos millones de personas que habitan el área metropolitana de Dubai.
 

 

El petróleo no lo es todo
Aunque por lo general se asocie la riqueza de Dubai a su producción de petróleo, lo cierto es que en la actualidad sólo el 6% del PIB del emirato proviene de este material. Sectores como la construcción, el comercio o el creciente turismo han cobrado mayor importancia en los últimos años
 

 

¿Conocer locales? misión imposible
En casi 3 años viviendo en Dubai apenas puedo contar con los dedos de una mano los locales con los que he tenido una conversación. El hecho de que apenas trabajen (el gobierno les da una copiosa paga mensual por ser emiratíes) y que vivan en sus propios barrios, apenas interactuando con extranjeros, hace muy difícil el poder integrarse en la cultura local.
 
El único sitio donde resulta más sencillo verlos es en las tiendas más exclusivas de los centros comerciales, o bien en sus cafeterías fumando las tradicionales shishas, sin duda una de sus actividades favoritas.
 
 

 

   Nueva Ópera de Dubai

 

El árabe...¿idioma oficial?
Aunque el árabe sea el idioma oficial del país, lo cierto es que el idioma que más oiréis y utilizaréis es el inglés...vuestros compañeros de trabajo serán extranjeros, vuestros amigos seguramente también, y en el día a día es bastante probable que no tratéis con ningún árabe. 
 
En cualquier tienda, comercio o cafetería os hablarán en inglés, al igual que para hacer cualquier trámite...todas las indicaciones están en ambos idiomas, y lo más probable es que, tras varios años en el país, las únicas palabras que conozcáis  en árabe sean ''yallah'', ''sucran'', ''habbibi'' o ''halás''.
 

 

No todo es lujo
Aunque la imagen de Dubai es la de una ciudad lujosa y repleta de excesos lo cierto es que los hoteles de 5 estrellas, los coches deportivos y las tiendas de grandes marcas se reducen a las zonas más turísticas, como la Avenida Sheik Zayed, la zona del puerto deportivo (Dubai Marina) o Palm Jumeirah
 
Las zonas en las que vive la mayor parte de la población, como Deira, Bur Dubai, Al Nahda o Garhoud se alejan mucho de esta realidad, y barrios de las afueras, en los que se alojan en condiciones cuestionables muchos de los trabajadores de la construcción, se asemejan más a los suburbios de Nueva Delhi o Bombay que a los de una de las consideradas como ciudades más ricas del mundo.

 

 

Ni todos sus habitantes son ricos
Otro de los tópicos que rodean a Dubai es el de que la mayoría de sus habitantes son ricos, pueden permitirse coches de lujo, fiestas exclusivas y viajes en primera clase, algo totalmente alejado de la realidad. Al margen de la minoría de locales (que en gran parte sí poseen este poder adquisitivo) y un pequeño grupo de privilegiados, Dubai no ofrece un nivel de vida mucho más alto que el de cualquier capital europea. 
 
Puede que en algunos sectores los salarios sean más elevados, pero en lo que se refiere a trabajos no cualificados, los sueldos pueden llegar a ser irrisorios, por ello si vuestra intención es la de ir a trabajar allí, confirmad siempre las condiciones por adelantado, pues ir a la aventura puede ser muy arriesgado.
 

 

Sin embargo, es el paraíso del oro
A pesar de que, como hemos visto, Dubai no es ni mucho menos una ''ciudad de ricos'', más del 40% de las transacciones de oro que se realizan a nivel mundial dan lugar allí...¿y cómo puede ser posible, si Emiratos Árabes no es uno de los principales productores de este metal? simplemente porque los controles al respecto son casi inexistentes, siendo la ciudad el paraíso de especuladores de medio mundo, que puedan comprar y vender con total libertad a precios muy ventajosos.
 
 

 

                                                                                      El Desierto, a sólo media hora en coche de Dubai

 

El metro...sin conductor
Una de las curiosidades del transporte público de Dubai recae en su sistema de metro, compuesto por dos líneas completamente automatizadas, en las que además de la ausencia de conductor, observaremos peculiaridades como vagones de uso exclusivo para mujeres, o vagones de ''Clase Oro'', con asientos mucho más confortables en los que evitaremos las apreturas de las horas punta.

 

 

¿Pleno empleo?
Uno de los datos de los que presume Dubai es de su baja tasa de desempleo, que en 2017 se situó en un anecdótico 0,5%...pero, ¿cómo puede ser posible? básicamente porque, en la mayoría de los casos, la pérdida de empleo supone la expulsión del país. 
 
Las únicas formas de entrar a los Emiratos Árabes son o con visado de turista (con el que será muy complicado encontrar empleo, al menos de forma legal..) o bien con un visado de trabajo obtenido previamente, es decir, con un contrato ya firmado. Ir a Emiratos Árabes a probar suerte sin un contrato de antemano es bastante complicado...y en caso de que, teniendo trabajo allí, decidáis dejarlo o directamente lo perdáis, se os cancelará automáticamente el visado de trabajo previamente obtenido, disponiendo de apenas unos días para abandonar el país.

 

 

¿Derechos laborales?...depende...
Términos como salario mínimo, jornada laboral, vacaciones, seguridad social o subsidio de desempleo son inexistentes o directamente están prohibidos en los Emiratos Árabes.
 
Por ello, si aceptáis un trabajo allí estad seguros de antemano de todas las condiciones, no sólo de las económicas, pues muchos de estos derechos, a falta de una legislación al respecto, dependerán de vuestro empleador. Si trabajáis para una gran empresa u obtenéis un trabajo cualificado puede que hasta os provean de alojamiento gratuíto, seguro médico privado, transporte al lugar de trabajo o vacaciones pagadas, pero de lo contrario, no podréis reclamar a nadie al respecto.
 

 

Raíles del metro de Dubai

 

Cómo véis Dubai y los Emiratos Árabes presentan multitud de particularidades...en los próximos días publicaré otros artículos sobre las cosas que más y menos me han gustado de Dubai, y como siempre, si queréis que escriba sobre algo más concreto podéis contactarme en mi email: misrutasporelmundo@hotmail.com

...Hasta pronto viajeros!

 

 ©2012 - 2018 Mis Rutas por el Mundo