Paraísos naturales: Mis playas favoritas del mundo

Aunque nunca me he considerado un gran fan de las playas, en los últimos años he podido visitar algunas que, realmente, me han dejado sin palabras.

Lejos de las playas masificadas, con exceso de turismo y enormes complejos hoteleros a escasos metros, todavía podemos encontrar verdaderos paraísos naturales apenas explotados, ya sea por encontrarse en lugares de difícil acceso, países remotos o destinos en los que, por un motivo u otro todavía no ha aflorado el turismo de masas.

De esta forma, os dejo a continuación mis 10 playas favoritas...aquellas por las que me perdería una y otra vez, en las que es posible pasear sin agobios, relajarse con el sonido de las olas y disfrutar de una belleza y entorno únicos en el mundo.

 

 

Oneroa Beach, Isla de Waiheke

 

A 45 minutos en barco de Auckland, Nueva Zelanda, se encuentra la Isla de Waiheke, un territorio de 92 km² y apenas 7000 habitantes, que rodeados de playas y viñedos (la isla cuenta con más de 30 bodegas de vino) conviven en un entorno realmente paradisíaco. 

De entre todas las playas y pequeñas calas de la isla, me quedo con la de Oneroa...además de ser muy accesible desde el puerto y contar con todo tipo de facilidades en los alrededores, sigue siendo una playa tranquila y muy bien cuidada. Si visitáis el norte de Nueva Zelanda no dudéis en pasar al menos un día allí...no os arrepentiréis!

 

 

La Cambuse, Islas Mauricio

 

Mauricio es, con toda probabilidad, el país con mejores playas que he visitado, y buen ejemplo de ello es la playa de La Cambuse, ubicada en el sureste de la isla (cerca del Aeropuerto y del Parque Marino Blue Bay). Arena blanca, agua cristalina, temperaturas cálidas durante todo el año y muy pocos (o ningún) bañista hacen de este un auténtico lugar de postal.

 

 

Anse des Anglais, Seychelles

Seychelles es otro de esos lugares que podríamos considerar paradisíacos en cuanto a playas se refiere. Desde que salimos del Aeropuerto de Victoria, su capital, podemos percibir naturaleza en estado puro...reservas naturales, especies endémicas (como sus famosas tortugas gigantes) y por supuesto playas, como la de Anse des Anglais, al oeste de la isla, un verdadero remanso de paz y tranquilidad en un entorno muy especial.

 

 

Kilimajuu, Zanzibar

 

Zanzibar ha sido uno de mis grandes descubrimientos viajeros y, probablemente, mi lugar favorito de África. En este verdadero paraíso terrenal encontraremos algunas de las mejores playas del Índico, en especial en su costa este (Kilimajuu, Matemwe, Uroa...) donde podemos recorrer kilómetros de playas de arena blanca sin cruzarnos con un sólo extranjero. 

 

 

Madivaru, Islas Maldivas

 

Aunque las Islas Maldivas es un destino que está siendo cada vez más explotado, todavía podemos encontrar auténticos paraísos naturales, como la Isla de Madivaru

Llegar aquí no será sencillo...desde Male, la capital del país, tendremos que  navegar durante casi 2 horas a la Isla de Rashdoo, de apenas 1000 habitantes, para alquilar una barcaza que en otra hora más de viaje nos lleve a Madivaru..eso sí, el esfuerzo merecerá la pena...se trata de una isla prácticamente desierta a la que apenas llegan visitantes, donde dispondremos de varios kilómetros de playa para nosotros...sólo necesitaréis una toalla, crema del sol...y a disfrutar!

 

 

South Beach, Miami

 

Miami es una de esas ciudades ''de película'' que tenía ganas de conocer y realmente superó mis espectativas. 

Es cierto que South Beach, su playa más conocida, se aleja del tópico de lugar tranquilo y poco turístico, pero la calidad de la playa es realmente buena, y el contar con todo tipo de servicios, su cercanía a la Avenida Oceans Drive, su extensión, y la oferta de ocio de sus alrededores, hacen de este uno de mis lugares favoritos de Estados Unidos.

 

 

Hamdeok Beach, Isla de Jeju

 

Aunque podría parecer que Corea del Sur no es un país ''playero'' lo cierto es que guarda auténticas sorpresas en este sentido, como la Playa de Hamdeok, en la Isla de Jeju

Esta provincia autónoma, situada a tan sólo 1 hora de vuelo de Seoul, está considerada como una de las siete maravillas naturales del mundo, gracias a sus volcanes, cascadas, biodiversidad y también playas, como la mencionada Hamdeok. A diferencia de otras que aparecen en la lista, llegar a Hamdeok es bastante sencillo, pues está muy bien comunicada con la capital de la isla, a la que llegaremos en unos 20 minutos, encontrando además todo tipo de servicios (restaurantes, cafeterías...) y un ambiente muy familiar. 

 

 

Kailua Beach, Hawaii

 

Ubicada en el norte de la Isla de Oahu (a unos 40 minutos en coche de Honolulu), la Playa de Kailua está considerada como la mejor de Hawaii y una de las mejores de Estados Unidos. Arena blanca, mar azul turquesa y lo más importante, una baja explotación comercial, hacen de esta playa el lugar perfecto para pasar el día, lejos de las aglomeraciones de las playas más comerciales de la isla (como la famosa waikiki).

Aunque las comunicaciones no son las mejores (llegar en transporte público desde Honolulu nos tomará casi 2 horas) es una de las visitas más recomendables que podemos hacer en Hawaii.

 

 

Playa Langosta, Cancún

 

Aunque Cancún sea uno de los destinos turísticos más populares del mundo, lo cierto es que me sorprendió gratamente el buen estado de sus playas, pues al menos durante mi estancia apenas vería aglomeraciones o zonas descuidadas, sino playas de arena blanca (como la Playa Langosta, al norte de la zona hotelera) gente hospitalaria y una gran oferta cultural, gastronómica y de ocio. 

México es un país al que espero volver algún día para visitar en profundidad, y en buena medida gracias a la gran experiencia que tuve en Cancún.

 

 

Playa de Copacabana, Río de Janeiro

 

...Y para terminar, la Playa de Copacabana, en Río de Janeiro...que con toda probabilidad sea la más famosa del mundo. Es cierto que en Copacabana el concepto de tranquilidad brilla por su ausencia y las masificaciones están a la orden del día (no deja de ser la playa más popular de una ciudad de 12 millones de habitantes...) pero es un sitio al que, estando en Brasil, hay que ir sí o sí.

Visitar Copacabana es una experiencia en sí misma...pasear por la Avenida Atlántica, ver el célebre edificio del Hotel Copacabana Palace, jugar al fútbol o al vóley playa en alguno de sus muchos partidos improvisados, escuchar a los músicos callejeros, tomar una caipirinha en alguno de sus chiringuitos...sin duda un lugar especial al que merece la pena ir.

 

...¡y eso es todo viajeros! estas son las playas que más me han impactado...si planeáis visitar alguna de ellas y necesitáis más información siempre podéis consultarme vuestras dudas en mi correo electrónico, o a través de las redes sociales, ya sea instagram o facebook

...¡Hasta pronto!