Vivir en Dubai: 7 cosas que me gustaron

Tras el artículo de 10 cosas que (quizás) no sabías de Dubai, hoy quiero hablaros de los aspectos que más me gustaron de vivir allí. 

Como siempre estos artículos son bastante subjetivos, pues al estar basados en mis propios gustos y experincias pueden distar mucho de los de otras personas. A lo largo de mis casi 3 años en la ciudad conocí gente de todo tipo...algunos se planteaban pasar allí el resto de su vida, otros la abandonaron a los pocos meses de llegar, y otros, como era mi caso, veían su paso por Dubai como una experiencia diferente durante algunos años, sabiendo que tarde o temprano tendría fecha de caducidad. 

Por ello no quiero que os toméis este artículo como una verdad absoluta, sino como una orientación de las cosas positivas (y en el futuro negativas) que podéis encontrar allí, y que en muchos casos, no se mencionan en los medios de comunicación. En ocasiones, parece que Dubai se limita a grandes rascacielos, centros comerciales, fiestas y coches de lujo, algo que cómo veréis se aleja mucho de la realidad. 

Dicho esto, allá van las 7 cosas que más me gustaron de vivir allí:

 

 

Ubicación

Algo bueno de vivir en Oriente Medio es la posibilidad de estar en un verdadero cruce de caminos entre Europa, Asia y África. A menos de 4 horas de vuelo de Dubai encontramos destinos tan dispares como la India, Irán, Egipto, Etiopía, Turquía o las Islas Maldivas, entre otros. Siempre y cuando tengamos un trabajo con horarios flexibles y vacaciones (algo no tan habitual en los Emiratos Árabes) nuestra estancia en Dubai puede ser una buena ocasión para visitar destinos a los que, desde Europa, sería mucho más difícil (y caro) llegar.

 

Conexiones

Dubai cuenta con uno de los aeropuertos internacionales con más tráfico de pasajeros del mundo. Desde él operan más de 100 aerolíneas con vuelos directos a los cinco continentes, y ciudades como Nueva York, Sydney, París o Bangkok cuentan con varios vuelos diarios. Caso paradigmático es el de Londres, donde actualmente hay programados hasta 14 vuelos al día, o el de Bombay, que cuenta con 16. Realmente es un verdadero nudo de comunicaciones, y desde allí, uno tiene la sensación de poder llegar, con un máximo una escala, a casi cualquier destino.

 

                                                                                       Terminal del Aeropuerto Internacional de Dubai

 

Seguridad

Algo que me sorprendió gratamente de Dubai fue su alto nivel de seguridad, y es que en pocos lugares del mundo puedes caminar a cualquier hora por cualquier zona sin mayor preocupación...y es que la dureza de la legislación, que hace que un simple hurto puede acabar con el responsable en la cárcel y después deportado, provoca que la delincuencia sea casi inexistente.

Además, el dejar olvidado un bolso, cartera o incluso ordenador en cualquier sitio público se resolverá sin grandes problemas, pues lo más seguro es que al volver al sitio en cuestión nuestras pertenencias sigan en el mismo lugar en el que las dejamos. 

 

Alrededores

Aunque Dubai no deja de ser una gran ciudad en mitad del desierto, cuenta con algunos destinos en los alrededores a los que siempre puede ser interesante hacer una escapada. Desde la ciudad de Abu Dhabi, a poco más de una hora en coche, a Al Ain, con sus granjas de camellos y patrimonio cultural, pasando por la zona montañosa de Hatta o los emiratos de Fujairah o Ras al-Khaimah, donde encontraremos resorts y hoteles en primera línea de playa a precios mucho más ventajosos que en Dubai.

Otras capitales de países vecinos, como Mascate, Doha o Manama quedan a menos de una hora de vuelo, siendo posible ir y volver desde Dubai en el mismo día, y si sóis amantes del desierto siempre podéis alquilar un coche o quad y hacer un recorrido por las dunas que encontraréis a 40 minutos del centro de la ciudad.

 

                                                                                           Mezquita Sheikh Zayed, en Abu Dhabi

 

Compras

Dubai es sin lugar a dudas la ciudad de los centros comerciales. Además del Dubai Mall (el más grande del mundo con 111 hectáreas y más de 1200 tiendas) son también conocidos el Mall of the Emirates (que alberga una pista de esquí en su interior), el Madinat Jumeirah (próximo al edificio Burj Al Arab), el Marina Mall (próximo al puerto deportivo), el Ibn Battuta Mall o el City Walk. Aunque reconozco que no soy gran admirador de las compras, los centros comerciales de Dubai son diferentes a los de cualquier ciudad del mundo...su arquitectura, lujo, excentricidades y gran variedad de tiendas, en las que encontraréis prácticamente de todo, merecen una mención en este apartado.

 

Gastronomía
El hecho de contar con una población en la que el 80% de sus habitantes son extranjeros hace que podamos encontrar restaurantes de prácticamente todo el mundo. Además de los restaurantes indios o libaneses (los más frecuentes) en Dubai podemos degustar la gastronomía nepalí, filipina, cubana, afgana, etíope, persa, azerí...y hasta de Corea del Norte (en el restaurante Okryu-Wan, uno de los pocos restaurantes norcoreanos existentes en el extranjero). Si la gastronomía es parte fundamental de cualquier cultura, a buen seguro que en Dubai expandiréis vuestros horizontes.
 
 
 
Inviernos
Pasar el invierno en Dubai es decir adiós a los abrigos, chaquetas y paraguas. La lluvia es un elemento casi anecdótico y las temperaturas durante el día rondan los 20° -  25°. Incluso de noche, cuando las temperaturas se presumen inferiores, rara vez bajan de los 15º, y aunque ocasionalmente dan lugar fenómenos como tormentas de arena, lo normal es que durante los meses de diciembre y enero podáis ir a la playa, a la piscina, tomar el sol y vestir ropa veraniega.
 
 
 
 
                                                                            Burj Al Arab, desde el centro comercial Madinat Jumeirah
                                                                     
 
Al margen de estos motivos, puede haber otras razones que supongan un atractivo a la hora de vivir en Dubai, ya sean sus bajos impuestos (aunque ultimamente se estén incrementando), los salarios más altos en trabajos de determinados sectores, la oportunidad de abrir negocios en sectores que allí todavía están por explotar, o el simple hecho de vivir una experiencia en un destino muy distinto al que seguramente estéis acostumbrados.
 
Próximamente os contaré las 7 cosas que menos me gustaron de vivir en Dubai y daré mi opinión sobre si merece la pena o no hacer las maletas y aventurarse a ir a vivir allí...
 
...Hasta pronto viajeros!
 
 
 
Ubicación

Algo positivo de vivir en Oriente Medio es que estás en un verdadero cruce de caminos entre Europa, Asia y África...algo que puede resultar bastante positivo teniendo un trabajo con cierta flexibilidad de horarios. Dubai está a menos de 4 horas de vuelo de destinos tan dispares como India, Irán, Egipto, Turquía, Etiopía o las Islas Maldivas, por lo que puede resultar la base ideal para conocer muchos destinos que desde Europa resultaría mucho más difícil (y caro) visitar.

 

Conexiones

Dubai cuenta con uno de los aeropuertos con más tráfico de pasajeros del mundo, en el que además, operan aerolíneas con vuelos directos a más de 150 destinos de los cinco continentes. 

 

 

 ©2018 Mis Rutas por el Mundo